Kevin Benavides golpea dos veces en el rally

 

El motorista argentino Kevin Benavides (KTM), primer sudamericano en ganar el Dakar cuando levantó los brazos en 2021 con Honda, también en Arabia Saudita, logró su segunda corona en una final con mucho suspenso ayer, convirtiéndose en el primer piloto en hacerlo con dos marcas.

Benavides le dio la vuelta a la clasificación y superó al australiano Toby Price, que era líder con 12 segundos de ventaja sobre el piloto de KTM para acabar imponiéndose por una diferencia de solo 43 segundos.

Referente continental

“Es increíble conseguir la victoria después de este Dakar tan loco y por tan poca diferencia. También soy el primero en ganar con dos marcas de motos distintas y me siento muy orgulloso”, reaccinonó nada más finalizar el piloto de 33 años, de nuevo en la historia tras haberse convertido en el primer sudamericano laureado en el rally más importante del mundo.

Nacido en Salta, Kevin Benavides comenzó a competir con solo nueve años, convirtiéndose rápidamente en una referencia regional en enduro, la disciplina que convierte el motociclismo en un rally a campo abierto.

El salto internacional le llegó en 2009 y su palmarés no pararon de crecer: tricampeón latinoamericano de enduro en las categorías junior, E2 y scratch, campeón latinoamericano de enduro E3 en 2014, primero en el Dakar Series Desafío Guaraní en 2015.

Y un año después en la edición que se disputó entre Argentina y Bolivia, con un espectacular cuarto puesto. En 2017, cuando ya contaba entre los candidatos al triunfo final, fue baja al sufrir una fractura en una mano a 15 días del pistoletazo de salida.

Luciano sexta plaza

Su progresión continuó y en 2018 fue segundo, quinto en 2019 y 19º en 2020, en un turbulento aterrizaje en la primera edición disputada en Arabia Saudita debido a una rotura de motor en la sexta jornada y a la penalización por cambiarlo.

En 2021 llegó por fin su título, que repite dos años después tras un 2022 en el que se perdió durante la primera etapa, dejándose una hora.

Este año la experiencia y la serenidad lo ayudaron. En un terrenocomplicado debido a las fuertes lluvias prefirió construir su triunfo detrás de los encargados de abrir las pistas.

El otro factor que le permitió ganar fue la asistencia que hizo a Matthias Walkner en la penúltima etapa, recuperando 23 minutos y situándose idealmente a 12 segundos de Price antes del golpe final. El piloto formado en las pistas de la Cordillera de los Andes suma siete victorias de etapa en seis participaciones.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: