Paniagua: “El fútbol está en una incertidumbre total”

 

Hay preocupación en Fabol porque se inicia la temporada 2023 y no hay buenas noticias.

Primero, la situación por la que atraviesa Raúl Baldessari en Perú, que no tiene para comer. Encima, la distancia con la FBF es patente por las demandas interpuestas el año pasado. Con este panorama, Paniagua espera que cambie toda esta situación.

¿Cuál es la realidad?

La verdad que nuestra realidad es muy complicada; nosotros tenemos que estar abocados a meter demandas, el año pasado tuvimos 87. Bolivia es el único país en que el futbolista tiene que meter una demanda para cobrar su salario. En ninguna parte de Sudamérica el TRD funciona para reclamos de salarios porque se supone que son sagrados. En Perú si un club no paga salarios pierde la categoría, nosotros tenemos que lidiar con eso. Si ese tema lo tenemos superado, sí podríamos dedicar nuestro esfuerzo para poder hacer convenios con universidades, institutos para que nuestros afiliados puedan formarse, hacer una serie de cosas como hacen otros gremios y preparar el programa como el de Johan Cruyff, que dice preparándose para la vida, para cuando el futbolista se retire.

¿Hay algún plan o proyecto de Fabol para sus exjugadores?

Tenemos varios, pero cómo podemos nosotros avanzar si apenas subsistimos. Todas las otras agremiaciones reciben un porcentaje por los derechos de Tv. Hasta en la etapa de don César Salinas se cumplió lo que establecía la ley que la agremiación tenía derecho a un partido de la Selección nacional. Al señor Costa se lo hemos solicitado el anteaño pasado, desde que él asumió, y ni siquiera nos ha respondido.

¿Cómo avizora el 2023?

Quisiera ser optimista, no veo señales para eso. Si vamos a arrancar un torneo donde el TSA no tenga reglamento no es lo mejor. Ahora, por ejemplo, se han quitado seis puntos a Wilstermann; como no hay reglamento no se puede decir en qué tiempo se los quitan. El reglamento disciplinario dice que primero hay que quitarle tres puntos, seis puntos, y luego hay que desafiliarlo. Pero dónde están los tiempos, ya se le quitó hace un mes los puntos, se establece cinco días de plazo para que pague, no lo hace y se le quitan otros tres, y finalmente se lo desafilia. Si tuviéramos reglamento te lo diría, eso no existe, y estamos en manos de lo que pueda resolver el señor Goytia, o sea nadie sabe. Una incertidumbre total, entonces, un fútbol profesional no se puede manejar de esa manera, es lamentable.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: