Platiní sobrevivió dos añosa la trituradora de técnicos

<img src="https://www.paginasiete.bo/binrepository/260367407-142101121494898-6036269523445408371-n_21-4517197_20230115165812.jpg" title="Platiní sobrevivió dos años
a la trituradora de técnicos» /> 

En tres semanas, el fútbol boliviano pondrá en marcha su pretemporada 2023 y volverán a estar en “capilla” los 17 entrenadores de los clubes de la División Profesional, en la que sobresale la presencia de Erwin Sánchez, el único DT que se ha mantenido firme en el cargo desde hace más de dos años. En el resto de los clubes la llegada y salida de entrenadores ha sido una constante, algo que seguramente se repetirá en lo que va del año.

Sánchez fue contratado por la dirigencia refinera en noviembre de 2020, en reemplazo del argentino Pablo Sánchez. El exjugador de la Selección boliviana es el único que no se ha movido de su cargo en los últimos 26 meses.

Bajo el mando de “Platiní”, Oriente quedó al margen de los torneos internacionales en su primer año, pero en 2022 el equipo aseguró una fase inicial de la Copa Sudamericana que disputará en semanas más frente a Guabirá.

El mérito de la dirigencia orientista fue respaldar al profesional en el proyecto que tiene de llegar en el tercer año a la Copa Libertadores.

Pero el caso Sánchez es una excepción; la constante de las instituciones fue destituir entrenadores y ejemplos sobran.

Always y Wilstermann

En menos de un año, Always Ready y el cuadro de Wilstermann tendrán a seis y cinco estrategas, respectivamente, al frente de sus equipos.

El caso de los “millonarios” no es común, Pablo Godoy hizo la pretemporada, lo sustituyó el uruguayo Sebastían Abreu, después llegó el nacional Eduardo Villegas al que reemplazó Julio César Baldivieso y terminó dirigiendo Óscar Villegas, responsable de las divisiones inferiores, quien incluso comandó la gira por Europa de fin de año. Hace una semana el paraguayo Pablo Godoy volvió al club para ser el sexto entrenador en un año.

Los “aviadores”, que tienen un sinfín de problemas económicos, comenzaron hace 365 días con el chileno Miguel Ponce, luego lo reemplazó el uruguayo Sergio Migliaccio, el tercer DT fue Álvaro Peña y terminaron el año con Alberto Illanes, quien se fue a la “U” de Vinto y para este año llegó el argentino Andrés Marinangeli.

Los nuevos

De los 17 entrenadores, seis debutarán en la liga boliviana: el español Ismael Rescalvo estará al frente de The Strongest, su compatriota José Antonio Gay dirigirá al recientemente ascendido Vaca Diez de Pando, Cristian Reynaldo tendrá su primera experiencia en la División Profesional al frente de Libertad Gran Mamoré. Los otros tres son los argentinos Miguel Abrigo en Real Santa Cruz y Luciano Brizuela en filas del Palmaflor, y el nacional Juan Pablo Grass en Independiente.

Thiago Leitao volverá a dirigir después de un tiempo de ausencia, el brasileño lo hará en el cuadro de Blooming. Víctor Hugo Andrada vuelve a Potosí para estar como entrenador de Nacional. Otro retorno es el del vasco Beñat San José, que fue contratado por tres años.

Como ya se ha hecho costumbre en Bolivia, para el inicio de la temporada futbolística, dominarán los técnicos extranjeros, ocho en total: tres españoles, tres argentinos y dos paraguayos. En la lista hay siete bolivianos y dos son naturalizados, Leitao y Andrada.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: