La suerte de Neymar vuelve a poner en vilo a Brasil

 

La suerte de Neymar, lastimado del tobillo derecho en el victorioso debut de la ‘Seleção’ el jueves en Doha, tiene en vilo a Brasil una vez más, en esta ocasión en pleno inicio del Mundial, al que el ‘10’ llegó en gran forma.

“Tener fe”, se lee en una historia compartida en Instagram por el atacante, de 30 años, la madrugada del viernes, horas después de haber salido cojeando del campo del estadio de Lusail, donde los pentacampeones vencieron 2-0 a Serbia.

El astro del Paris Saint Germain fue sustituido por Antony en el minuto 79, con el triunfo de su equipo, fuerte candidato al título, ya asegurado. ¿El motivo? Un esguince, cuyas consecuencias están por verse.

“Iniciamos el tratamiento inmediatamente en el banco. En este momento sigue el tratamiento de fisioterapia y necesitamos esperar 24, 48 horas para tener una idea más clara sobre la situación del jugador”, dijo el médico de la selección brasileña, Rodrigo Lasmar, al término del juego.

El rostro adolorido de la principal estrella brasileña prendió rápido las alarmas sobre una mala nueva, tan comunes en su agitada carrera deportiva, lastrada por las lesiones y polémicas fuera y dentro de la cancha.

Un golpe en la espalda del colombiano Camilo Zúñiga, que por poco lo deja parapléjico, lo sacó de Brasil-2014 en cuartos de final, evitándole vivir en el campo la derrota 7-1 ante Alemania en semis.

A Rusia-2018 llegó arrastrando una molestia también en el tobillo derecho, el mismo que se lastimó y lo privó de la Copa América-2019 ganada por Brasil.

Mensajes de calma

Con rostro preocupado, Neymar dejó el estadio de Lusail, que albergará la final del torneo el 18 de diciembre, caminando sin muletas y sin hablar con los periodistas.

En el banquillo, los lentes de la AFP captaron su tobillo hinchado, con una forma similar a la de una pelota de tenis.

“Partido duro, pero era importante ganar. Felicidades equipo, primer paso dado… Faltan 6”, escribió en Instagram en su primer mensaje tras la lesión, en el que hizo referencia al número de juegos para llegar a la final.

Esa primera declaración va en línea con la confianza de Tite en que su principal carta para ganar el hexacampeonato no será baja para lo que resta del Mundial.

Brasil, líder del Grupo G, jugará contra Suiza el lunes y ante Camerún el próximo viernes.

“Pueden tener seguridad que Neymar va a jugar la Copa. Tengo seguridad absoluta de eso”, aseguró el DT, quien destacó la guapura del ‘10’ por haberse mantenido en campo durante varios minutos pese a estar golpeado.

‘Ney’, quien disputa su tercera Copa del Mundo, se lastimó en una acción dividida con el defensor serbio Nikola Milenkovic, antes de que Richarlison sellara el doblete (62, 73) que le dio el triunfo a la ‘Canarinha’.

“Le dije que hiciera la mayor cantidad posible de (sesiones con) hielo para recuperarse rápido y tenerlo al 100% en el próximo juego”, dijo el ‘Pombo’ (palomo, en español).

Más que Neymar

Los mensajes desde el seno del ‘scratch’ abren puertas al optimismo.

Pero en caso de una eventual baja, aunque dolorosa, no todo estaría perdido, pues Brasil ha aprendido a triunfar sin su crac, brillante en la primera mitad de temporada del PSG (trece goles y once asistencias en 19 juegos de la liga francesa y la Champions League).

Neymar se perdió por lesión o sanción siete de los 17 cotejos del clasificatorio sudamericano, que la ‘Seleção’ lideró invicta con puntaje récord de 45 puntos.

Sin él, vencieron a Venezuela (1-0, 1-3), Uruguay (0-2), Paraguay (4-0) y Bolivia (0-4), y empataron con Argentina (0-0) y Ecuador (1-1).

Aunque su peso es indiscutible y fue el goleador de Brasil con ocho goles, dos menos que el máximo artillero del torneo, el boliviano Marcelo Moreno, las ausencias del ‘10’ permitieron la consolidación de hombres como Richarlison, Vinicius Jr, Antony, Lucas Paquetá y Raphinha.

Los dos primeros fueron vitales en el triunfo ante los serbios: el centrodelantero por sus dos goles, el segundo de ellos en una espectacular chilena, y el extremo por su participación directa en ambos.

“Neymar es un jugador distinto, una gran estrella. Hoy en la selección brasileña tiene compañeros para que lo ayuden, la responsabilidad no está encima solamente de él”, dijo a la AFP el exmediocampista brasileño Zinho, campeón en Estados Unidos-1994.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: