La mora bancaria sube al 2%, un porcentaje no visto desde 2010

 

La mora en el sistema financiero llegó al 2%, un nivel no alcanzado desde el 2010, cuando se registró un 2,1%. Expertos advierten que este incremento se debe a que los diferentes sectores de la economía no tuvieron una recuperación similar tras la pandemia.

“La mora del sistema financiero se mantuvo en niveles controlados”, detalla el informe de Política Monetaria que presentó el Banco Central de Bolivia (BCB), cuyo indicador porcentual alcanzó al 2%. Este es el más alto de la anterior década, considerando que se registraban valores entre 1,6 a 1,9%.

“Con las medidas implementadas desde diciembre de la gestión 2020, que incluyeron periodos de prórroga y de gracia de los créditos, la capacidad de pago de las personas y empresas inició un proceso de recuperación, permitiendo reanudar el pago de sus obligaciones y mantener un bajo nivel de cartera en mora”, detalla el informe del BCB.

La Carta Informativa de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) al mes de agosto dio cuenta que la mora alcanzó los 4.511 millones de bolivianos, equivalente al 2,2%, muy por debajo de las previsiones que tenían.

Sin embargo, el analista económico Alberto Bonadona consideró que Bolivia se caracterizó en tener tasas de mora “muy bajas” y llegar al 2% refleja que algunos sectores de la economía no se están recuperando como otros. Por ejemplo, la construcción está mostrando mayor dinámica que los servicios.

“La tasa de mora, en muchos casos, está influyendo el microcrédito. Es decir, que hay sectores populares que no están pagando como solían hacerlo. Lo más interesante está en ver que la pausa que dio el Gobierno (en el pago de créditos por la pandemia) paradójicamente los bancos obtuvieron las utilidades más altas”, afirmó.

Para Bonadona, el alza de la mora no se debe a que los prestatarios se acostumbraron a no pagar, sino porque no tienen recursos para hacerlo. “No creo que esto vaya a incrementar porque ahora se está dando una inversión pública considerable y esto es un aliento a la economía”.

Además, consideró que la determinación del Gobierno de no frenar las subvenciones va a permitir que se mantenga la estabilidad económica en cuanto a la inflación y la inversión pública. “Se podrá esperar contar con un crecimiento aceptable y no sería nada raro que se dé el segundo aguinaldo. No obstante las objeciones del Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

Armando Álvarez consideró que este crecimiento de la mora está en relación al crecimiento de la cartera de créditos. “La cartera es bastante mayor que el 2010 y creció de una forma importante a partir los créditos regulados de vivienda de interés social y productivos que salió a finales del 2013”.

Álvarez también consideró que el incremento de la mora es un reflejo “de la salida de la pandemia” que afectó a mucha empresas y que la recuperación entre los sectores no es igual porque hay unos que tuvieron un mayor crecimiento que otros.

“En aquellos sectores donde la recuperación fue más lenta, seguro que el crecimiento de la mora es mucho más alto. El impacto en la pandemia, además, no fue igual en todos los sectores, algunos sufrieron más que otros”, afirmó.

Bolivia registró un crecimiento del PIB al primer trimestre de 2022 de 3,97%. Los sectores más desarrollados fueron transporte y comunicaciones, agricultura, silvicultura, caza y pesca, establecimientos financieros, principalmente.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: