Expertos: El Gobierno no puede conseguir financiamiento externo

 

Expertos sostienen que el Gobierno tiene problemas para poder conseguir créditos en el exterior, por lo que recurre cada vez más al financiamiento interno, advierten que esta situación afecta a las reservas internacionales netas (RIN) y restringe el acceso a recursos por parte del sector privado.

“En el presupuesto del 2023 se esperaba un financiamiento externo neto de 3.188 millones de dólares, eso es lo que se aprobó en diciembre. Sin embargo, si vemos el Programa Fiscal Financiero (PFF), ya el financiamiento externo neto bajó a 2.452 millones, es decir una reducción de más de 750 millones de dólares y como el déficit fiscal se ha mantenido eso significa que esa disminución se hará nuevamente con financiamiento interno y el Gobierno tendrá que nuevamente recurrir a las administradoras de fondo de pensiones (AFP), al Banco Central de Bolivia (BCB) y a la Gestora”, señaló el analista económico y exviceministro Ramiro Cavero.

Cavero señaló que esta reducción de los recursos externos esperados en el PFF no es una buena señal, ya que muestra que el Gobierno está teniendo muchas dificultades para conseguir desembolsos externos y en lugar de realizar ajustes reduciendo el gasto público se recurrirá al financiamiento interno.

Por su parte, el exdirector del BCB Gabriel Espinoza indicó que si bien los créditos externos fueron una fuente muy importante de recursos para el Gobierno desde 2016, en los últimos años éstos han sido reemplazados por el endeudamiento interno.

El experto agregó que en su opinión esto se debería a varios factores, entre ellos a la falta de liquidez de los gobiernos subnacionales y entidades descentralizadas comprometidas como contrapartes para proyectos de inversión con los recursos externos.

“La menor recurrencia al endeudamiento externo tiene que ver sobre todo con las dificultades que tienen los gobiernos subnacionales y las entidades descentralizadas para cumplir los desembolsos que están comprometidos como contrapartes en la mayoría de estos contratos de crédito, ya que éstos están vinculados con obras, programas de inversión y demás, y que se han venido frenando porque con la caída de la renta petrolera estos gobiernos han visto una caída en la liquidez que antes tenían y, por lo tanto, son incapaces de cumplir con este endeudamiento, que de paso es contratado por el Gobierno central”. Por otra parte, Espinoza indicó que existen dificultades para países como Bolivia en los mercados externos de capital, ya que estos países cuentan con calificaciones de riesgo bajas y en algunos casos perspectivas negativas.

“El endeudamiento interno se ha vuelto sumamente importante, principalmente por la falta de liquidez de los gobiernos subnacionales, las dificultades que se están observando en el mercado externo de capitales, el alto costo de la deuda externa en los mercados privados de deuda para países como el nuestro que tiene perspectivas negativas”.

Espinoza agregó que de hecho el Gobierno ya recurre al mercado interno de deuda y ya en 2021, solamente con las AFP tuvo un incremento de deuda de cerca de 10.000 millones de bolivianos y el año pasado en casi 7.000 millones.

Deuda interna vs. externa

Cavero indicó que el problema con recurrir cada vez más al endeudamiento interno, es que éste no trae divisas al país por que le quita financiamiento al sector financiero y privado al copar con sus emisiones de valores los recursos de las AFP, que podrían traducirse en mayores créditos para el público.

En ese sentido, en analista financiero Jaime Dunn indicó que es necesario que el Gobierno deje de recurrir al endeudamiento interno y que ajuste su política de deuda para obtener mayores recursos de créditos multilaterales y bilaterales en el extranjero.

“Esto por dos razones, en primer lugar porque el endeudamiento externo trae divisas que fortalecerán a las RIN, mientras que el crédito interno no. En segundo lugar, la deuda interna está desplazando al sector privado del mercado financiero, es decir, el sector privado tiene menos acceso a recursos porque el Gobierno se lleva todo, entonces hay una competencia desleal por recursos internamente y el TGN es el que se está llevando la mayor parte de la torta y eso está también poniendo mucha presión a los recursos de las AFP, donde las AFP, ya más del 80% de lo que recaudan se ha estado yendo en el último año a financiar al Gobierno, entonces deja sin recursos de las AFP al sector privado”, explicó.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: