Patricia y Richard, la Élite Mundial de Comandantes de la Morenada

 

La Estación de Trenes de Sants, en Barcelona, es uno de los espacios con mayor llegada de personas desde distintos puntos de España y de Europa. Allá, los miércoles y domingos, es posible escuchar el sonido de las matracas y del bombo de la morenada. ¡Intocables, lo mejor del folklore!, los gritos de los fraternos en unísono atraviesan las puertas de vidrio de la estación y alcanzan a las personas que una y otra vez llegan y se van de la ciudad catalana. Puede que el último sonido que escuchen de ahí sea el de una morenada.

En una plaza al lado de la estación ensaya, estos dos días de la semana, la Fraternidad Verdaderos Intocables de Barcelona. Los guías intercalan entre el paso tradicional de la morenada y la marca registrada de la fraternidad: el paso Intocable. Cada coreografía que preparan para las presentaciones –que ocurren casi todos los fines de semana– es pensada por la pareja de comandantes: Patricia Silvestre y Richard Sánchez.

Patricia y Richard llegaron a Barcelona desde Cochabamba, hace 19 años. Dejaron la vida en Bolivia para intentar conquistar nuevas oportunidades laborales en España: “Como todo el mundo, ¿no? buscando un buen futuro y por la economía hemos decidido venir para aquí”, explica Patricia sobre su decisión de migrar. Ella fue la que llegó primero, un año después arribó Richard para acompañar a su esposa. Con el tiempo se unieron a ellos su primera hija, nacida en Bolivia, y luego tuvieron una hija más en España.

Patricia y Richard formaron una familia apasionada por la morenada y las tradiciones andinas. Como la mayor parte de la comunidad de bolivianos migrantes, ellos son asiduos a los restaurantes compatriotas.

Tienen amistades que van y vienen de Bolivia para traer desde comidas hasta ropas, polleras, joyas y los elementos que hacen parte de la morenada.

La participación de la pareja en la morenada de los Verdaderos Intocables los conectó con una Bolivia que era construida en Barcelona desde 2007. El pasado 16 de julio –día de la Virgen del Carmen y de La Paz– la fraternidad cumplió sus 15 años de existencia en este territorio.

Patricia y Richard reiteran a cada momento su gratitud al fundador de la fraternidad, Fernando Condori, por haberlos invitado a participar de esta agrupación que no sólo es un espacio de danza, sino que se ha convertido en un espacio de afectos, de redes de compadrazgo, de comunión de personas que están alejadas de su territorio y que comparten la misma añoranza expresada en la morenada.

Morenada: la danza mayor de los Andes

“Es importante hacer conocer la danza de la morenada. Queremos hacer conocer nuestro baile e inculcar a muchos jóvenes para que participen de esta danza, que no simplemente se diga que es un baile de mayores o de viejos; también es de jóvenes. Desde Barcelona queremos hacer conocer a todo el mundo, pero principalmente a los jóvenes, la danza mayor de los Andes, la morenada”, explica Richard.

Para Patricia este vínculo con la morenada nació en 2015, cuando fue invitada por el fundador de la Fraternidad Los Verdaderos Intocables de Barcelona para bailar.

La pareja se motivó a bailar morenada por la añoranza con Bolivia y las ganas de que la gente conozca este amor que sienten por el baile.

La representación de este amor por la danza se puede ver en la dedicación que le ponen en los ensayos y en sus presentaciones. Patricia llega horas antes para vestir y trenzar a las guías, les enseña a ponerse cada manqhancha, les da una mano con los sombreros… Es ella misma la representación de la elegancia de la morenada, pues cuida al detalle su vestimenta.

Incentiva a las jóvenes bolivianas para que se animen a bailar, mostrando la belleza y elegancia de ponerse la pollera. Expresa: “Nos nace del corazón una añoranza tan bonita con la morenada, ¡queremos hacer, también, que la gente vea esto!”.

La Élite de Comandantes

Considerando la trayectoria de la pareja en el baile de la morenada, el fiscal general de la Gran Élite Mundial de Comandantes de la Morenada, Santos Poma, invitó a Richard y Patricia para que envíen una solicitud de ingreso a la institución.

La Unión de Achachis y Damas Élite de Comandantes de la Morenada es una institución creada en La Paz, la cual reúne a las personas más influyentes de la morenada en el mundo. Los elegidos son representantes de la danza en distintos territorios dentro y fuera de Bolivia

Los dos comentan que los requisitos eran muy estrictos, pero que fueron aceptados como representantes de la Élite Mundial de Comandantes.

En Europa son tres los hombres que son parte de la élite, uno está en Inglaterra y dos en España (uno en Madrid y Richard en Barcelona). Patricia, ahí conocida como Comandante Patty, es la única mujer fuera de Bolivia que es parte de la élite. Es un reconocimiento por su trayectoria, por el amor a la morenada y el compromiso que tienen con el baile.

“La primera sorpresa que tuvimos ha sido la aceptación del ingreso a la gran Élite de Comandantes y, posteriormente, pues nos mandaron el reconocimiento de allá del Consejo Municipal de la ciudad de El Alto, el reconocimiento que nos hace Embajadores de la Morenada acá en Barcelona, tanto a la Comandante Patty como a mí como Achachi Legionario. Eso nos impulsa más a seguir trabajando por el folklore boliviano”, cuenta Richard.

Él sostiene que la morenada es una herencia que ellos dejarán para los jóvenes que hoy son parte de su fraternidad, una herencia de las tradiciones que los vincula con Bolivia, aunque estén en otros territorios.

Mantener las tradiciones

La Comandante Patty se fija en todos los elementos de las entradas del Gran Poder en la ciudad de La Paz. Mira las festividades, percibe cuáles fueron los cambios en el vestuario, los colores, si el sombrero es copa alta o copa baja, las matracas, absolutamente todo lo observa. Luego replica lo que le parece más interesante de las tendencias.

Patricia siempre asiste a las fiestas populares de bolivianos en Barcelona. Viste sus bellas polleras que hace llegar desde Bolivia, sus joyas, los sombreros y, claro, las mantas elegantes, una de ellas con un bordado en dorado: “ÉLITE”.

En Barcelona los grupos folklóricos se organizan en las fiestas patrias, los aniversarios y las conmemoraciones a los santos. Este 6 de agosto no será diferente, en uno de los puntos turísticos más importantes de Barcelona, el Arco del Triunfo, bailarán distintas fraternidades de morenada y grupos de salay, tinkus y caporales.

Es una ocupación de los espacios por los bolivianos, esta ocupación que tanto conocemos en los Andes se da en las calles, en los barrios, cada vez que suena una banda en carnavales.

En este aniversario de Bolivia y también cumpleaños de Patricia Silvestre, la comandante estará en el Arco del Triunfo con su pollera majestuosa, vistiendo y arreglando a las guías, repasando los pasos y promocionando la elegancia del baile de su tierra.

La agrupación Internacional Nueva Expresión

Aparte de ser un amante de la morenada, Richard es director propietario de un grupo musical. Hace 15 años fundó la Agrupación Internacional Nueva Expresión. Él cuenta que a su hija le gustaba escucharlo cantar y esto motivó la creación del conjunto el 4 de noviembre de 2007, exactamente en el cumpleaños de su hija. El grupo era de música folklórica y tocaba temas de grupos reconocidos como Los Kjarkas.

“La agrupación cambió a la fusión tropical folklórica por el mercado que había. La gente nos contrataba para eventos más oficiales, porque cuando empezamos solamente estábamos en bares, tocábamos así en parrilladas, barbacoas o cumpleaños pequeños. Pero ya después nos han empezado a contratar para bautizos, para matrimonios, para bodas”, comenta.

La agrupación Nueva Expresión está compuesta por seis integrantes, siendo cuatro bolivianos y dos ecuatorianos.

“Nueva Expresión tiene un poquito de historia, podemos decir que es uno de los primeros grupos acá en Barcelona (…) por el grupo han pasado muchos músicos. Tal vez ha sido la escuela de muchos, o también podría animarme a decir que a muchos les ha dado una fuente de trabajo porque cuando llegaban aquí me buscaban a mi y me decían: ‘mira, yo soy músico’”, explica Richard con su sonrisa habitual.

La creación de esta agrupación abrió las puertas de un mercado musical de compatriotas.

En Barcelona hay distintos restaurantes bolivianos en los barrios más industriales (especialmente en la zona de L’Hospitalet de Llobregat) que, los fines de semana, se vuelven locales de fiestas: bodas, festividades, cumpleaños y recepciones de las fraternidades. Son espacios que replican las prácticas de fiestas populares en los Andes del país: el ayni, la mixtura, la estética propia de las fiestas populares andinas, las relaciones de compadrazgo… es la construcción de una Bolivia lejos del territorio boliviano, una Bolivia que ocupa cada vez más espacios en las fiestas, en las calles, pero también en la economía española.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: