David Bowie y el cine

 

Esta semana se estrena en Bolivia, y en pocas ciudades del mundo, el documental Moonage Daydream que se estrenó con muy buenas críticas en el festival de Cannes de este año. Es una pieza monumental del cineasta Brett Morgen (adorado entre los fans por su trabajo sobre Kurt Cobain) construida sobre una recopilación de imágenes y sonidos hecha durante más de cuatro años, sobre la obra y vida de David Bowie. Un trabajo sobre el músico narrado por él mismo.

¿Quién es David Bowie?

Para algunos es una de las figuras principales dentro de la historia del rock, para otros apenas una estrella del pop; para el documentalista Roberto Dotti es un músico respetado, fino y delicado que siempre ha estado evolucionando en su música y en su poesía, que rompió todos los moldes.

Para el productor musical y guitarrista de la banda de rock Walkman, Gigio Diaz, Bowie fue un genio que estuvo vigente durante casi cinco décadas, capaz siempre de acomodarse a su tiempo y estar vigente y creciendo con la producción musical. Recomienda no oír canciones sueltas sino darse el tiempo de escuchar cada disco que tiene una unidad y encierra siempre tesoros por descubrir. Según él, su mejor trabajo es The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1972).

Un músico que marcó la moda y trabajo en diseño, abanderado del “Glam Rock” que trabajó junto con John Lennon, fue el primer músico blanco invitado al mítico programa de televisión de música negra Soul Train.

Pero David Bowie también fue un hombre ligado al cine. Su canción Space Oddity fue uno de sus primeros éxitos y la compuso con la ayuda de Elton John después de ver 2001 Odisea del espacio de Stanley Kubrick.

Life of mars con los arreglos de Rick Wakeman cuenta la historia de una niña que se escapa en películas aburridas.

Además, sus canciones están presentes en la banda sonora de más de 800 películas entre cortos, documentales, telefilms y largometrajes.

Él trabajó como actor con los más diferentes directores y sus piezas más rescatables son: La mítica película El hombre que cayó de la tierra de 1976 dirigida por el premiado Nicolas Roeg, en la que cumple uno de los sueños de ser un extraterrestre como en su canción Straman.

En Feliz Navidad Mr Lawrence, más conocida como Furio, de Nagisa Oshima, estrenada en el festival de Cannes de 1983, Bowie hace de un mayor australiano prisionero de guerra de quien se enamora su captor, el comandante japonés, interpretado por el también músico Ryüichi Sakamoto.

En la controvertida cinta La última tentación de Cristo, de 1988 y dirigida por Martin Scorsese, encarna nada menos que a Poncio Pilatos.

El creador del Show de los Muppets y Plaza Sésamo, Jim Henson, lo convocó para componer algunas canciones e interpretar el papel de Jareth, el rey de los duendes, en la querida cinta Laberinto (1986).

En una entrevista, Bowie dijo que le cansaba mucho y aburría actuar en cine porque entre toma y toma no se hacía nada y que sólo era capaz, con suerte, de hacer una película al año.

También se han hecho muchos documentales sobre él, pero sin duda Moonage Daydream es el mejor.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: