Argentina anuncia medidas de ajuste y ratifica acuerdo con FMI

La nueva ministra de Economía de Argentina, Silvina Batakis, presentó ayer varias medidas, las primeras tras asumir el cargo hace justo una semana, tendientes a “dar cierto orden y equilibrio a las finanzas públicas del Estado”, y se comprometió a cumplir con el acuerdo firmado en marzo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).“Es un acuerdo que firmamos como Estado y tenemos que cumplir”, aseveró la ministra en una conferencia de prensa en Buenos Aires destinada a anunciar medidas para “garantizar el equilibrio fiscal”, en consonancia con los objetivos pautados con el FMI para lograr un déficit primario del 2,5% del PIB en 2022, del 1,9% en 2023 y del 0,9% en 2024.El gobierno del peronista Alberto Fernández cerró en marzo un nuevo acuerdo con el FMI para refinanciar el crédito de 44.000 millones de dólares otorgado por el organismo cuando aún gobernaba el liberal Mauricio Macri (2015-2019) y que el actual Ejecutivo no podía afrontar en las condiciones originales.Ese nuevo programa incluye sumar 5.800 millones de dólares a las reservas del Banco Central -en el escenario de escasez de divisas que arrastra el organismo por el que se mantienen fuertes restricciones a la compraventa de dólares- y reducir la asistencia monetaria al Tesoro al 1% del PIB, desde el 3,7% en 2021.“Se mantienen las metas acordadas con el FMI”, remarcó Batakis, y agregó que es necesario “transitar hacia la sostenibilidad” de la deuda externa en dólares. En ese sentido, anunció que se creará un comité asesor de deuda “que evalúe, analice y haga propuestas” en materia de deuda soberana en pesos, y descartó por completo que pueda haber un cese de pagos de la deuda en divisa nacional.Equilibrio fiscalBatakis asumió el cargo en medio de la crisis de Gobierno que dejó la renuncia de Martín Guzmán, uno de los ministros más cuestionados por la vicepresidenta y líder del sector kirchnerista del Ejecutivo, Cristina Fernández, que le reprochaba el ajuste fiscal que conlleva el acuerdo que firmó con el FMI.La nueva titular de Economía se mostró ayer partidaria del déficit fiscal en situaciones extremas, pero subrayó que, una vez pasadas esas “crisis extraordinarias”, hay que retomar el equilibrio: “Necesitamos defender la solvencia del Estado y esto no tiene que ver con una imposición del FMI. Cuando nosotros tenemos un estado que logra equilibrar sus cuentas y es solvente, eso nos da prestigio como Estado nacional”, sentenció.“No vamos a gastar más de lo que tenemos”, enfatizó al anunciar que las cuotas presupuestarias mensuales que el ministerio otorga a toda la administración pública deberán ser acordes a la proyección de la caja real. También se impulsará una modificación de la ley para que todos los organismos públicos estén contemplados en el “manejo eficiente” del presupuesto. Y se apuntará a un “congelamiento” de personal a todos los organismos del Estado.Lucha contra la inflaciónSi bien en 2021 Argentina salió de tres años de recesión, numerosos problemas siguen sin resolverse, como la altísima inflación, la devaluación y la falta de dólares para, entre otros asuntos, poder importar energía cada vez más escasa.Batakis concretó que el país debe transitar un sendero de tasas de interés “en un camino positivo”; consideró que “el tipo de cambio multilateral está en una situación de equilibrio”, anunció la nueva segmentación de tarifas de servicios públicos para distintos tipos de población y abogó por reglamentar la autoridad nacional de defensa de la competencia para evitar los “abusos de precios” que se dieron en los últimos días.Uno de los principales objetivos del programa con el FMI es bajar la inflación -que fue del 50,9% en 2021-, a un rango del 38-48% en 2022, 34-42% en 2023 y 29-37% en 2024, mediante la reducción de la emisión monetaria o acuerdos de precios y salarios.

La nueva ministra de Economía de Argentina, Silvina Batakis, presentó ayer varias medidas, las primeras tras asumir el cargo hace justo una semana, tendientes a “dar cierto orden y equilibrio a las finanzas públicas del Estado”, y se comprometió a cumplir con el acuerdo firmado en marzo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Es un acuerdo que firmamos como Estado y tenemos que cumplir”, aseveró la ministra en una conferencia de prensa en Buenos Aires destinada a anunciar medidas para “garantizar el equilibrio fiscal”, en consonancia con los objetivos pautados con el FMI para lograr un déficit primario del 2,5% del PIB en 2022, del 1,9% en 2023 y del 0,9% en 2024.

El gobierno del peronista Alberto Fernández cerró en marzo un nuevo acuerdo con el FMI para refinanciar el crédito de 44.000 millones de dólares otorgado por el organismo cuando aún gobernaba el liberal Mauricio Macri (2015-2019) y que el actual Ejecutivo no podía afrontar en las condiciones originales.

Ese nuevo programa incluye sumar 5.800 millones de dólares a las reservas del Banco Central -en el escenario de escasez de divisas que arrastra el organismo por el que se mantienen fuertes restricciones a la compraventa de dólares- y reducir la asistencia monetaria al Tesoro al 1% del PIB, desde el 3,7% en 2021.

“Se mantienen las metas acordadas con el FMI”, remarcó Batakis, y agregó que es necesario “transitar hacia la sostenibilidad” de la deuda externa en dólares. En ese sentido, anunció que se creará un comité asesor de deuda “que evalúe, analice y haga propuestas” en materia de deuda soberana en pesos, y descartó por completo que pueda haber un cese de pagos de la deuda en divisa nacional.

Equilibrio fiscal

Batakis asumió el cargo en medio de la crisis de Gobierno que dejó la renuncia de Martín Guzmán, uno de los ministros más cuestionados por la vicepresidenta y líder del sector kirchnerista del Ejecutivo, Cristina Fernández, que le reprochaba el ajuste fiscal que conlleva el acuerdo que firmó con el FMI.

La nueva titular de Economía se mostró ayer partidaria del déficit fiscal en situaciones extremas, pero subrayó que, una vez pasadas esas “crisis extraordinarias”, hay que retomar el equilibrio: “Necesitamos defender la solvencia del Estado y esto no tiene que ver con una imposición del FMI. Cuando nosotros tenemos un estado que logra equilibrar sus cuentas y es solvente, eso nos da prestigio como Estado nacional”, sentenció.

“No vamos a gastar más de lo que tenemos”, enfatizó al anunciar que las cuotas presupuestarias mensuales que el ministerio otorga a toda la administración pública deberán ser acordes a la proyección de la caja real. También se impulsará una modificación de la ley para que todos los organismos públicos estén contemplados en el “manejo eficiente” del presupuesto. Y se apuntará a un “congelamiento” de personal a todos los organismos del Estado.

Lucha contra la inflación

Si bien en 2021 Argentina salió de tres años de recesión, numerosos problemas siguen sin resolverse, como la altísima inflación, la devaluación y la falta de dólares para, entre otros asuntos, poder importar energía cada vez más escasa.

Batakis concretó que el país debe transitar un sendero de tasas de interés “en un camino positivo”; consideró que “el tipo de cambio multilateral está en una situación de equilibrio”, anunció la nueva segmentación de tarifas de servicios públicos para distintos tipos de población y abogó por reglamentar la autoridad nacional de defensa de la competencia para evitar los “abusos de precios” que se dieron en los últimos días.

Uno de los principales objetivos del programa con el FMI es bajar la inflación -que fue del 50,9% en 2021-, a un rango del 38-48% en 2022, 34-42% en 2023 y 29-37% en 2024, mediante la reducción de la emisión monetaria o acuerdos de precios y salarios.

Deja tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: