Analista advierte que Morales ejecuta un “plan negro” en contra de Arce

 

Después de que un ampliado del MAS cuestionado ratificó a Evo Morales como su líder y pidió al presidente Luis Arce cambiar a los ministros de Gobierno y Justicia, el analista Andrés Gómez advierte que Morales ejecuta un “plan negro” contra el mandatario, con el que quiere mostrarse como el único que puede garantizar estabilidad al país.

“Morales tiene un plan negro, y ese plan es, por lo que viene haciendo, acortar el mandato del presidente Luis Arce para adelantar elecciones, lo que significaría que Arce y (el vicepresidente David) Choquehuanca quedarían inhabilitados de facto como candidatos del MAS. Entonces él se presentaría a las elecciones y, como tenemos mala experiencia los bolivianos, es posible que pretenda ganar a como dé lugar, aunque sea haciendo fraude como fue el 2019”, sostuvo Gómez.

El jueves se llevó a cabo el ampliado del MAS que fue cuestionado por el diputado Rolando Cuéllar, debido a que a ese encuentro asistieron dirigentes de las nueve direcciones departamentales que responden a la dirección nacional, la misma que ya no está vigente porque su mandato concluyó hace cinco años.

“El objetivo es desgastar a Arce, mostrarlo primero como un gobierno débil, que no es capaz de garantizar estabilidad y como un gobierno con muchos problemas de corrupción o corrupto que no aplica la ley y, por tanto, el único que se presenta como viable, capaz de garantizar la estabilidad del país es el jefe del partido, Morales”, acotó Gómez.

En criterio del analista, Morales y sus allegados armaron ese escenario, pues horas antes el expresidente elogió al vicepresidente de su partido, Gerardo García, para que éste, posteriormente, lo proclame públicamente como candidato presidencial de ese frente político en ese pseudo ampliado. “Nada es gratuito en un partido donde hay verticalidad”, acotó.

Gómez sostuvo que el carácter débil del Gobierno se da frente al partido, al MAS, que es en realidad quien tiene el poder con su jefe político y una cúpula que pretende administrar el país, pese a que quien ganó las elecciones con el 55% de los votos fue Arce.

Respecto a la pugna interna, el analista indicó que Arce y Morales enfrentan actualmente una “guerra fría”, en la que no se atacan de forma directa, sino a través de algunos operadores. Por el lado de Arce, identificó al diputado Rolando Cuéllar y a la dirigente Angélica Ponce, además del exviceministro Freddy Bobaryn, quienes pidieron renovación dentro del MAS. Por el lado de Morales, señaló principalmente a Gerardo García.

¿Cómo explica el rechazo de Morales y su entorno a dos ministros? Gómez hace un recuento de qué es lo que pasó dentro del MAS. Recuerda que la relación de Morales con el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, cambió y se volvió tensa tras la captura del exjefe antidrogas Maximiliano Dávila, lo mismo que con el ministro de Justicia, Iván Lima, tras la revelación del audio del ahora expresidente del Consejo de la Magistratura, Marvin Molina, que reveló una coordinación para el nombramiento de jueces.

Con esos dos hechos, el analista sostiene que Morales no quiere perder el control sobre la lucha contra el narcotráfico y tampoco sobre la designación de jueces en el país, por eso es que incomoda la participación de ambas autoridades en el gabinete ministerial.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: