ONU extiende misión que investiga violaciones de DDHH en Venezuela; Bolivia vota en contra

 

La ONU aprobó este viernes extender dos años más el trabajo de una misión que investiga y documenta las violaciones de los derechos humanos en Venezuela. Lo hizo pese a la votación negativa de Bolivia, que se sumó a Cuba, China, Eritrea y la propia Venezuela.

La postura del Gobierno de Luis Arce no llamó la atención de la subdirectora para las Américas de Human Rights Watch (HRW), Tamara Taraciuk, quien calificó la maniobra de “previsible”.

“El Consejo de DDHH de la ONU extendió el mandato de la Misión de Determinación de los Hechos sobre Venezuela por dos años. 19 votos a favor, 5 en contra, 23 abstenciones. La justicia es lenta, pero llega. Los responsables de abusos serán llevados ante la justicia”, escribió en sus redes sociales.

La experta también criticó la “vergonzosa abstención” de Argentina, Honduras y México, a la vez que aplaudió el voto positivo de Brasil y Paraguay.

“El régimen amenazó con entorpecer la cooperación con la Oficina del Alto Comisionado y posibles afectaciones en las negociaciones. A pesar de esta actitud de matones, la comunidad internacional se paró del lado de las víctimas del régimen de Maduro”, agregó.

Esta es la segunda vez que Taraciuk critica el lineamiento de Bolivia, ya que ayer el país votó en contra del debate sobre la situación de los derechos humanos en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang en China. Esto se suma a reiterados llamados de atención de otros miembros de HRW, quienes cuestionaron a Bolivia por aliarse “con regímenes autoritarios y oponerse a la defensa de los derechos humanos”.

Misión en Venezuela

El principal argumento para extender la misión, presentado por Paraguay, es que los problemas todavía son muy grandes y justifican que la misión continúe su trabajo. Se incidió en que Venezuela ha desoído la mayor parte de las recomendaciones que le ha hecho esta misión en los tres informes que ha elaborado hasta el momento.

La Unión Europea sostuvo que su preocupación por la situación en Venezuela todavía es profunda y que la vigilancia que realiza la misión es importante para que se produzcan cambios positivos, ya que es una especie de garante de que en algún momento los responsables de las violaciones rendirán cuentas.

Por su parte, la delegación de Venezuela rechazó de forma rotunda la resolución, que calificó de “iniciativa hostil”, que viola la soberanía de un Estado y una forma de asedio “por parte de los acólitos de Estados Unidos”.

Adelantó que -como lo ha hecho hasta ahora- el Gobierno de Nicolás Maduro no piensa colaborar con la misión, a cuyos miembros (tres destacados juristas de diferentes países apoyados por un equipo técnico) no ha permitido entrar al país desde que el grupo fue formado hace tres años.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: