En busca de independencia, se incuba una paralela de la COB

 

La Confederación de Gremiales de Bolivia, junto con otros sectores, gesta una organización matriz de trabajadores no vinculados a la Central Obrera Boliviana (COB) y “contestataria” a cualquier gobierno de turno. La nueva organización, cuya dirección será conformada en octubre próximo, se denomina Central de Trabajadores de Bolivia (CTB).

El lunes se llevó adelante un ampliado nacional de distintos sectores en Potosí, en el cual se resolvió su creación.

“Lo que primero hemos hecho es consolidar el nombre, en la ciudad de Potosí. Ha habido harta aceptación. Ahora, el siguiente paso es conformar nuestro comité ejecutivo”, aseguró Toño Siñani, dirigente gremial de la ciudad de El Alto.

El representante indicó que la creación de la CTB responde a que la COB “ya no representa al pueblo boliviano”, abandona a todos los sindicalistas, y su cúpula es prorroguista, porque presidió esa organización durante los gobiernos de Evo Morales y Jeanine Añez y, hoy por hoy, continúa al frente, durante el mandato del presidente Luis Arce.

“Vamos a ser contestatarios a cualquier gobierno de turno, no solamente a éste, al que venga y al que pueda venir”, sostuvo Siñani.

Francisco Figueroa, ejecutivo de la Confederación de Gremiales de Bolivia, manifestó que buscan constituir una organización matriz “de trabajadores independientes, de cuentapropistas, de aquella gente que no está en el seno de la COB”.

“(Buscamos) que el Gobierno nos atienda. El Gobierno atiende a sus partidos nada más. Con el Gobierno, todo es a la fuerza. ¿Qué ha pasado con Adepcoca? han tomado a la fuerza todo y ahí está. Nosotros somos toda una fuerza poderosa, dos millones de personas”, aseguró.

Respecto a los sectores que eventualmente conformarán a esa organización, Figueroa mencionó que “hay el compromiso” de organizaciones del sector transporte, de profesionales, médicos, juntas de vecinos y hasta de Adepcoca.

Rodolfo Eróstegui, experto en temas laborales, explicó que en la actualidad la COB representa aproximadamente al 20% de los trabajadores que son asalariados en el país, y que el resto, el 80% de la población trabajadora, económicamente activa, forma parte del sector gremial, y tiene sus propias necesidades, diferentes de las de los asalariados.

En ese marco, sostuvo que el anuncio de creación de la CTB “es lo más lógico que podría ocurrir”, porque si en el país a partir de la puesta en vigencia de la Constitución Política del Estado en 2009 la organización del Estado cambió, al igual que el modelo económico, también debe cambiar la representación social de los trabajadores.

Eróstegui manifestó que no podría decir que se trata de un paralelismo, aunque considera que la COB sí lo verá de esa forma. “No podría decir que esto es un paralelismo sindical. Paralelismo sindical es que frente a la federación de mineros se crea otra federación de mineros. Está naciendo un nuevo organismo sindical, es un nuevo organismo de gente que no está representada. Ahora bien, que van a decir paralelismo, sí van a decir los de la COB si es que no lo han dicho ya”, aseguró.

La COB fue creada ideológicamente, políticamente, económicamente, socialmente como una organización de trabajadores asalariados, a los cuales anexaron -porque en ese momento estaba de moda la hoz y el martillo, la revolución rusa- a los campesinos y se suponía que todos tenían que entrar a la COB, y que todos estaban representados; y que un trabajador minero debería ser el ejecutivo de la COB, según sus propios estatutos.

Pero resulta que los trabajadores asalariados, ahora, son aproximadamente el 20% de la población económicamente activa. Económicamente, la COB representa a ese grupo de trabajadores asalariados. El 80% de la población trabajadora, económicamente activa y urbana, está representada por los trabajadores gremiales, que tienen sus propias necesidades, distintas de las de los asalariados.

Los asalariados tienen su propia necesidad: incremento salarial, el pago de horas extras… Los gremiales no tienen salario, no tienen ninguna de estas cosas. Por consiguiente, no pueden permitir que un trabajador que tiene, además todos los beneficios que da la legislación laboral, los esté representando. Me parece muy coherente que estén haciendo esto.

El país está intentando reorganizarse desde que se aprobó una nueva Constitución. La economía cambia, la organización del Estado cambia, también debe cambiar la representación social de los trabajadores. Es lo más lógico que podría ocurrir.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: