Germán Prudencio: “A algunos jóvenes agropecuarios les faltó saber cómo manejar un directorio”

Compartir en

 

Es el segundo presidente de la Asociación de Jóvenes Agropecuarios (Juventud Agropecuaria), el primero electo, y a fines de este mes le toca pasar la posta. 

Hasta entonces, Germán Prudencio encabeza la institución, creada en agosto de 2019, que actualmente tiene 160 socios de varios sectores.

El mes pasado fueron incorporados al directorio de Fegasacruz, con voz y voto, y esperan ser aceptados como oyentes en la CAO, y también en el Comité Pro Santa Cruz.

A raíz de su institucionalización, también ya son parte de la Farm Joven, una organización de formación y liderazgo agropecuario del Mercosur, escenario en el que participan de manera activa.

– ¿Qué los hizo buscar su propia institucionalidad?
Sentíamos que los jóvenes no teníamos una representación fuerte dentro de las instituciones. También creíamos que había una falta de liderazgo de los jóvenes, y que con esta institución podíamos crear y ver el potencial para ser los nuevos líderes que después vayan y formen parte de ‘instituciones madre’, como Fegasacruz, Anapo, Fedeple, Cainco, etc.

Creemos que posiblemente a algunos jóvenes, que pasaron a grandes instituciones, les faltó cancha sobre cómo manejar un directorio, moverse.

– ¿Qué logros han tenido?
Empezamos a hacer eventos, firmamos convenios con muchas instituciones, con Fegasacruz, Fedeple, Anapo, Colegio de Ingenieros Agrónomos, UPSA, Fundempresa, etc., de intercambio de tecnología, y de diferentes cursos.

Con la UPSA hicimos un convenio interesantísimo, la idea es que los estudiantes puedan ir a nuestras propiedades y hacer sus prácticas, sobre todo en el tema económico y financiero. No hay muchos especialistas en este tema de economía del agro. 

– ¿Qué peculiaridades del agro demandan esto?
Dentro del mundo agropecuario hay muchos tipos de negocios. Sobre todo hay un gran crecimiento de la agropecuaria, que siempre se manejó como negocio familiar, y que en esta transformación, evidenció que uno de los grandes déficits es el tema de costos.

– ¿Cuáles son sus atributos respecto a otras generaciones?
Lo importante es rescatar las nuevas ideas y tecnologías que los jóvenes podemos incorporar al campo, y combinarlo con las experiencias de las generaciones mayores, para que en conjunto podamos llegar a producir más, mejor, y más barato.

Hoy estamos en ese proceso de transformarnos de negocio familiar en empresa, porque en la agropecuaria nos manejábamos sin mucha contabilidad. Con las nuevas tecnologías, y con conocimiento de los jóvenes, se ha logrado la idea de que invirtiendo un poco más puede lograrse mayor rentabilidad. Esa fusión es muy importante. 

– ¿Cómo lograron entrar a Fegasacruz?
Nos presentaron como una institución afiliada a Fegasacruz. Para nosotros es importantísimo, es un gran paso de la institución, hemos formado un cimiento muy fuerte. Era un objetivo del directorio dejar de ser un grupo de WhatsApp para ser una institución.

Con esto, el próximo presidente de Juventud Agropecuaria podrá emitir un voto para elegir al nuevo presidente de Fegasacruz. 

– Como nueva camada, ¿qué pueden hacer frente a los avasallamientos?
Tenemos asociados de la zona de Guarayos actualmente afectados. Hemos creado una comisión de diez personas, de la que salen estrategias para apoyar a nuestros asociados en ese tema.

Lamentablemente, nuestra realidad gubernamental no es la idónea, no se respeta el estado de derecho, pero estaremos firmes, como lo hemos hecho, apoyando a las instituciones en la toma de decisiones. Creemos que nuestras luchas deben ser canalizadas por el Comité Pro Santa Cruz.

Como Juventud Agropecuaria no estamos casados con ninguna institución, somos totalmente libres, pero hemos tenido acercamientos con el Comité, y queremos presentar nuestros estatutos.

Entendemos que, por los estatutos del Comité, no habría problema alguno en que seamos parte de esa institución. 

– ¿Son una especie de CAO Junior?
Somos una especie de CAO joven, pero somos independientes de la CAO. En su momento tuvimos acercamientos con la CAO y hemos presentado nuestros estatutos, que ya fueron ingresados, para que los abogados de la institución gremial vean la forma de que seamos parte. 

Inicialmente, la idea es que tengamos una silla de oyente en el directorio, no de votante porque nuestra institución no soportaría la cuota mensual que hay que pagar, al ser la CAO una institución madre, que es fuerte. Aún estamos en un proceso de adaptación y formación. 

Estando de oyentes, escuchando la problemática, y también opinando, aunque sin voto, es más seguro que podamos generar nuevas ideas en beneficio del sector

PERFIL

Germán Prudencio Marzana es ingeniero comercial de la UPSA, con maestría en Administración de Empresas en Madrid. Trabaja en Cabaña Nelorek, donde se encarga del área genética. Hace nueve años que está en el sector agropecuario. Es el primer presidente electo de Juventud Agropecuaria y pasará la posta a
fines de marzo.

Compartir en

Deja tu comentario