Recordando a su Majestad Isabel ll

A sus 96 años y completando el reinado más largo de la historia (70 años), así fue el último adiós, el jueves 8 de septiembre, de Isabel II, reina de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del norte, cabeza de la que es y fue, probablemente, la monarquía más popular del planeta. La Reina falleció en su residencia de verano, el castillo de Balmoral, horas después de que el Palacio de Buckingham manifestara en un comunicado su preocupación por su estado de salud, algo que hizo saltar todas las alarmas.
Disciplinada, estricta, eficaz, silenciosa (“sabemos cuáles son las opiniones de la reina: la reina no tiene opiniones”, escribió de ella el periodista de la BBC Jeremy Paxman), la monarca sobrevivió a crisis políticas, divorcios familiares, espías, Annus Horribilis, hostilidades, el ‘efecto Diana’, las publicaciones de la prensa sensacionalista o, más recientemente, las acusaciones delictivas contra el príncipe Andrés y el ‘Megxit’ (así se conoce a la emancipación del príncipe Harry y Megan Markle de la Casa Real británica), con aquella incómoda entrevista con Oprah Winfrey incluida. Y todo ello con las encuestas a favor de sus súbditos, que valoraban, declaraban, su profesionalidad, su meticulosidad y su prudencia.
Guillermo, el príncipe de Gales, ha recordado a su abuela, la reina Isabel II, en un emotivo mensaje publicado el pasado sábado por el Palacio de Kensington. “El mundo perdió a un líder extraordinario, cuyo compromiso con el país, los reinos y la Commonwealth fue absoluto. Mucho se dirá en los próximos días sobre el significado de su histórico reinado”, comienza el texto. “Sin embargo, yo he perdido a mi abuela, aunque lloraré su pérdida, también estoy tremendamente agradecido”, agregó.
El Príncipe Carlos, ahora el rey de Gran Bretaña, en su homenaje a su madre dijo: “Hoy hablo con sentimientos de profundo dolor. A lo largo de su vida, Su Majestad, la reina, mi amada madre, fue la inspiración y un ejemplo para mí y toda mi familia, tenemos con ella la deuda más sentida que una familia puede tener con su Madre; por su amor, cariño, guía, comprensión y ejemplo”.
Lleno de mucha emoción dijo: “Mamá, ahora que comienzas tu último gran viaje para unirte a mi querido y difunto papá, solo quiero decirte esto: gracias. Gracias por tu amor y devoción a nuestra familia y a la familia de naciones a las que has servido tan diligentemente todos estos años. Que los vuelos de los ángeles te canten para tu descanso”. Increíbles y emotivas palabras de su hijo Carlos.
El secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, fue uno de los primeros en alabar a “una buena amiga” que representaba “una presencia reconfortante durante décadas de cambios a escala mundial”. El esperado último reconocimiento en países como Canadá —” una figura constante en nuestras vidas”, dijo el primer ministro Justin Trudeau— o Australia, en los que ha seguido siendo soberana de modo apenas formal, se ha visto incluso superado por los sentidos pésames de los vecinos europeos, como “reina de corazones” –en palabras del presidente francés, Emmanuel Macron–, que ha dejado una huella indeleble en el Siglo XX.
Cuando yo emigré a Inglaterra, a un pueblito muy encantador llamado Cirencester, en el condado de Gloucester en 1973, la reina Isabel ya tenía casi 20 años como monarca y me di cuenta, inmediatamente a mi llegada a este país, del cariño y la devoción del pueblo inglés para con su reina Isabel II.
Mi experiencia y formación en Inglaterra, me llevó a ser parte del cuerpo técnico de mantenimiento del famoso Tower Bridge, que está ubicado en el corazón de Londres y que ahora es considerado el puente más bello del mundo. Fue construido en 1894, sobre el rio Támesis, durante el reinado del rey Eduardo Séptimo.
El 24 de febrero de 2010 tuve la gran satisfacción de conocer y ser presentado a su majestad, la reina Isabel II, cuando vino a visitar el Tower Bridge. Fue una ocasión que perdurará toda mi vida y estoy muy orgulloso por haber estrechado la mano de la fallecida reina Elizabeth II.

Londres, Inglaterra.

La entrada Recordando a su Majestad Isabel ll se publicó primero en El Diario – Bolivia.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: