Currículo decadente

Como resultado del Seminario Internacional de políticas y acciones hacia la calidad educativa, desarrollado el 1, 2 y 3 de septiembre de la presente gestión, en el salón Avelino Siñani del Ministerio de Educación (La Paz), se planteó el reto de reducir las asimetrías entre el Subsistema Regular (nivel inicial, primaria y secundaria) y Superior. Siendo imperante la actualización del currículo en el Sistema Educativo Plurinacional (SEP).
Al respecto, es menester resaltar que, desde la promulgación de la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia (2009) y la Ley Nº 070 “Avelino Siñani – Elizardo Pérez” (2010), el currículo base, regionalizado y diversificado se circunscriben en el Modelo Educativo Sociocomunitario Productivo (MESCP), a partir, del estudio de los conocimientos (universales), saberes y valores culturales de las 36 naciones y pueblos indígena originario campesinos.
Por otra parte, en concordancia a las dimensiones de la práctica educativa (concreción curricular); vale decir, ser (espiritual-valores), saber (conocimiento y saberes ancestrales-locales), hacer (productiva) y decidir (posicionamiento político ideológico). Bajo la premisa de armonizar el currículo base, regionalizado y diversificado.
En ese orden, el Currículo Base del Subsistema Regular, publicado en el año 2012 por el Ministerio de Educación, se sustenta en el MESCP, que responde a cuatro problemáticas soslayadas por anteriores propuestas; la condición colonial y neocolonial, la casi nula articulación entre las políticas educativas y las sugerencias para salir de la dependencia económica, la revalorización y reconstitución de los saberes y conocimientos de los pueblos indígena originarios, además, del carácter cognitivista y desarraigado.
Consiguientemente, las bases del currículo se circunscriben en los saberes y conocimientos de los pueblos y naciones indígenas, la experiencia de la Escuela Ayllu de Warisata, propuestas pedagógicas críticas de Vigotsky, directrices de la educación popular latinoamericana liberadora de Freire.
En tal sentido, el enfoque del currículo se articula en el carácter descolonizador, integral y holístico (en las dimensiones y metodología), comunitario (en el modo de aprendizaje) y productivo (en la orientación y formación). Por otra parte, la estructura curricular se resume en los campos y áreas de los saberes y conocimientos, además, los ejes articulares en sus vertientes; intracultural, intercultural y plurilingüe, valores sociocomunitarios, educación para la producción, convivencia con la Madre Tierra y salud comunitaria.
En consecuencia, precedentes antecedentes y características deberán ser valorados por los actores educativos (autoridades, directores, maestros, estudiantes, madres y padres de familia) y organizaciones sociales que participarán de los talleres de actualización del currículo para el SEP, promovido por el Ministerio de Educación, desde la valoración técnica y pedagógica, a fin de lograr simetrías entre el Subsistema Regular y Superior.

El autor es Magister en Políticas de Formación Docente.

La entrada Currículo decadente se publicó primero en El Diario – Bolivia.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: