El neoliberalismo está vivo en Bolivia

En realidad, no se trata de justificar si está bien o mal el modelo económico vigente en Bolivia, sino más bien reconocer una realidad fáctica desde aquel 29 de agosto de 1985, cuando Víctor Paz Estenssoro lo puso en vigencia, por los menos, según él, para 20 años a través del Decreto Supremo 21.060.
Han pasado 37 años y la figura del modelo parece intacta. Claro, las autoridades actuales del Gobierno central, del mismo partido político que ya está 16 años en el poder, hacen en el discurso pedazos al neoliberalismo, pero no aparece el sustituto.
También en el discurso nos hablan de modelo económico socialista, de lo plural, de comunitario, entre otros, pero ninguno se ve en el actuar diario. Hemos tenido la oportunidad de visitar, con una visión diagnóstica, las poblaciones Warizata, Sorata en La Paz; San Ignacio de Velasco en Santa Cruz; Villa Tunari, Independencia – Ayopaya en Cochabamba, entre otros; en ninguno encontramos el modelo propuesto por el Gobierno central.
En las regiones mencionadas, en sus ferias, tiendas artesanales, en el comercio en general está en acción el neoliberalismo puro.
Como se sabe, el modelo neoliberal, más concretamente el DS 21.060, ha establecido pilares centrales, como la libre oferta – libre demanda, libre importación y libre exportación, libre contrato y libre trabajo, reforma tributaria entre otros.
De lo señalado, la libre oferta y libre demanda, por ejemplo, está en plena vigencia en cada mercado boliviano, es decir, el que controla el precio de los productos, sean de primera necesidad, artesanales o industriales, no es el Estado, sino el mercado.
Del mismo modo, la libre importación y exportación no solo que se mantiene, sino ha aumentado inusitadamente, tomando en cuenta que, en los últimos 20 años, en los mercados de abasto de Bolivia más se ve productos agrícolas de Chile, Perú, Argentina, antes que del propio país.
Los pequeños productores agrícolas, sobre todo de papa, del valle bajo Capinota y parte de Quillacollo, han logrado decomisar centenares de saquillos de papa provenientes de Perú, en un intento por frenar el contrabando, exigiendo a las autoridades plurinacionales que paren esa libre e indiscriminada penetración extranjera que mata al productor nacional, sin resultados favorables.
El campo de manufactura y productos industriales, está inundado principalmente por los chinos, metidos ya casi hasta la última rendija de los mercados bolivianos, sin hablar ya de los productos farmacéuticos extranjeros, que se han convertido en una venta sin control, aprovechando el pánico por la pandemia mundial.
En relación con la reforma tributaria, está vigente como hace 37 años, como siguen el IVA, IT y otros, que hoy hace cumplir la administración pública del Estado Plurinacional, con vehemencia. Lo que probablemente el Estado haya parado es el libre contrato y libre trabajo, el resto sigue vigente y funcionando cabalmente.
Por esa causa la economía plural, comunitaria, socialista está solo en la cabeza de los gobernantes; lo que está vivo, en plena acción, es el modelo liberal, en nuestro país más conocido como el neoliberalismo.

La entrada El neoliberalismo está vivo en Bolivia se publicó primero en El Diario – Bolivia.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: