Un yacimiento de plata

En momentos decisivos de la economía nacional, han sido difundidas noticias acerca del descubrimiento de un yacimiento de plata en Potosí, que posiblemente “estaría en puertas de convertirse en la más grande del mundo. Sus reservas alcanzarían a 171 millones de onzas de metal de plata y una vida útil de 14 años” (1). Se encuentra en el municipio de Tacobamba, a 45 kilómetros de la capital potosina. “La región (Potosí) tiene potencial en plata, plomo, zinc, entre otros”, dijo el ministro de Minería y Metalúrgica, Ramiro Villavicencio (2). El hecho ha despertado mucha expectativa, no solo acá sino en la región.
El agotamiento del gas, energético que hizo posible la bonanza económica entre 2005 y 2014, nos puso en figurillas, en el mercado vecinal. Empero un exministro de Hidrocarburos, se burló del conjunto ciudadano, afirmando que había “un mar de gas” (3), en el territorio boliviano. Nada más falso. Aseveraciones que fueron desvirtuadas por las autoridades actuales. Hoy ha declinado la producción gasífera. Prueba de ello es que el país tuvo problemas, inclusive, en la exportación. Es una realidad conocida.
Que la plata, ahora que se vacían los bolsones de gas natural, se constituya en el pivote de la salvación nacional, en democracia. Que permita, en unos años, la reducción del hambre que flagela a importantes conglomerados humanos, en el sector altiplánico de ese departamento. Que sirva para mejorar los servicios de salud, educación y servicios básicos. Que genere empleos que dignifiquen a sus pobladores. No solo Potosí, sino el país, soporta aún las secuelas del desempleo, consecuencia de la pandemia.
Con un esfuerzo mancomunado, de poseedores y desposeídos, tendremos en el futuro mejores condiciones de vida para todos los habitantes del territorio nacional. Sean cambas, quechuas o aymaras, porque todos ellos tienen deberes ante la Patria. Muy al margen de la decantada lucha de clases, que divide a los bolivianos y resta voluntades. Respaldando la iniciativa privada, por el bien común. Que el entendimiento sea el instrumento que oriente y acelere el desarrollo con bienestar social.
Si revisamos la memoria histórica, del Cerro de Potosí “se extrajeron, en el año 1630, más de dos millones y medio de kilogramos de plata. Antes y después, cantidades semejantes” (4), sostienen reconocidos historiadores. Riqueza que contribuyó al engrandecimiento y prosperidad europea.
En suma: ojalá la plata, metal codiciado, beneficie al conjunto nacional, prioritariamente a los más necesitados, y no caiga en el bolsillo de quienes pugnan por el Poder, hoy como ayer.

NOTAS
(1) “Yacimiento de plata en Potosí ingresará a etapa de factibilidad para su explotación”. EL DIARIO, La Paz – Bolivia, 20 de enero de 2023.
(2) Ídem.
(3) “Firma de octava adenda evita multas entre Bolivia y Brasil”. EL DIARIO, La Paz – Bolivia, 10 de agosto de 2020.
(4) “El espacio territorial y sus categorías” – UMSA. Impreso en SERVING – S. R. L., La Paz – Bolivia, 1993. No. I, pág. 12. Con prólogo de Juan Pablo Ramos Morales.

La entrada Un yacimiento de plata se publicó primero en El Diario – Bolivia.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: