Justicia sentencia a exministro de Arce a 8 años por la extorsión de $us 500 mil

 

El exministro de Desarrollo Rural y Tierras Edwin Characayo fue sentenciado ayer a ocho años de presidio por el caso de extorsión de 500 mil dólares a una familia de menonitas en Santa Cruz que tramitaba el saneamiento de la propiedad “El Triunfo II”. El también exdirigente de los Interculturales afines al MAS es el primer exmiembro del gabinete del presidente Luis Arce condenado por corrupción.

A las 18:24 de ayer, el presidente del Tribunal de Sentencia Anticorrupción Primero de La Paz, José Luis Quiroga, dio lectura a la parte dispositiva de la resolución 109/2022, por medio de la cual se dispuso -por voto unánime- que “el señor Edwin Characayo Villegas es autor de la comisión del delito de cohecho pasivo propio. Porque las pruebas aportadas por el Ministerio Público y la víctima son suficientes para probar la responsabilidad del ilícito que se le atribuye, imponiéndole la pena privativa de libertad, a cumplir en el centro de rehabilitación de Palmasola de la ciudad de Santa Cruz, de ocho años, más el pago por los daños y perjuicios”.

Junto con Characayo, ayer también fue sentenciado a la misma cantidad de años de presidio el exdirector general del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras Hiper Yasmani García Quecaña. A diferencia del exministro, éste fue condenado por uso indebido de influencias y cumplirá su pena en el penal de San Pedro de La Paz.

Aprehendido en flagrancia

La noche del martes 13 de abril de 2021, un grupo de Inteligencia de la Policía capturó a Characayo en El Prado paceño, instantes después de recibir 20.000 dólares de manos de Dareen Schmitd (apoderada de los dueños de la propiedad) y el abogado Hormando Salvatierra. Luego, los billetes pasaron a manos de García, quien los guardó en una mochila.

De acuerdo a la denuncia, el operativo fue organizado luego de conocer audios y videos de las extorsiones que sufrían los propietarios de “El Triunfo II”, quienes ya tenían a su favor una resolución de saneamiento de esas tierras otorgada por el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA). Sin embargo, el pedido ilegal de dinero se dio porque el trámite no finalizaba.

De acuerdo a la versión de Schmitd, en este proceso también tiene que ver el diputado del MAS Rolando Cuéllar, ya que él presentó a García con los dueños del predio en cuestión.

Fue durante este proceso que García pidió 200 mil dólares para pagar a dos dirigentes de los interculturales con el pretexto de frenar las movilizaciones de ese sector, que pedía la reversión de la propiedad. También exigió 100 mil dólares para Characayo, 120 mil para técnicos del INRA y finalmente 80.000 dólares para él, por la “colaboración”.

El hecho fue denunciado al Ministerio de Gobierno, que luego montó el operativo y en esa fecha fueron aprehendidos en flagrancia con 20.000 dólares, que las víctimas ofrecieron como adelanto. Pero para verificar la complicidad de Characayo, en esa fecha Schmitd y su abogado solicitaron a García entregar el dinero al ministro, en mano propia. Así sucedió y los policías capturaron a la autoridad.

Juicio y condena

En primera instancia, la Fiscalía acusó a Characayo y García por cuatro delitos, cohecho pasivo propio, uso indebido de influencias, concusión y beneficios en razón del cargo. El abogado de la víctima, Eusebio Vera, informó a Página Siete que el juez solo dictó condena en relación a un cargo contra cada uno de los acusados. El viernes 16 de septiembre se dará lectura completa de la sentencia, en la que se conocerán los fundamentos de la resolución de condena.

Luego, las partes tendrán derecho a interponer los recursos de apelación que consideren.

En sus alegatos finales, ambos acusados se declararon ayer inocentes y afirmaron que se trataría de “un caso montado” y sin pruebas en su contra. “Me encuentro indefenso por el plan que se armó contra mi persona, la Fiscalía debería investigar al señor Rolando Cuéllar, incluso a la señorita Dareen Schmitd (de 19 años) y a su familia”, afirmó ayer Characayo ante el juez, antes de que se dicte la sentencia en su contra.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: