Yungueños se preparan para llegar a La Paz; Gobierno anuncia plan antimarchas

 

Cocaleros de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) orgánica y el grupo del dirigente masista Arnold Alanes, por separado, están listos para llegar a la ciudad de La Paz con dos masivas movilizaciones de protesta, el lunes 19 de septiembre.

Sin embargo, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, aseguró ayer que ninguna marcha de protesta cocalera llegará hasta el centro paceño, ya que instruyó a la Policía realizar un plan operativo para impedir el arribo de estas manifestaciones.

Movilización preparada

Ayer, después de que la dirigencia de Adepcoca y el Comité de Autodefensa ratificaron la marcha del lunes en La Paz, en las 17 regionales de las tres provincias yungueñas empezaron a realizar sus ampliados de emergencia para organizar la movilización de protesta del lunes. El pedido principal de la marcha es la liberación de su presidente, Freddy Machicado, y el cumplimiento de su pliego de peticiones.

“Ya están llegando nuestros socios. El lunes vamos a demostrar nuevamente al país la contundencia en la participación de los productores. Están saliendo maridos y mujeres con sus hijos, están saliendo promociones de los colegios porque con nuestra hojita de coca podemos vestirnos, alimentarnos y nuestros hijos pueden estudiar. Es el único sustento que nos queda”, afirmó ayer el dirigente de Adepcoca, Luis Alberto Olivar.

Otro dirigente que pidió reserva en su nombre aseguró que llegarán más de 40 mil socios productores a La Paz y no se irán hasta que liberen a Machicado.

Ayer, a través de los medios regionales de los Yungas se conoció que varias federaciones regionales se reunieron en ampliados de emergencia para coordinar la marcha a La Paz, entre ellas La Asunta, Huancané y Chulumani.

Desde el otro bando, el dirigente cocalero del partido azul, Arnold Alanes, confirmó la movilización programada también para el 19 en La Paz.

“Vamos a empezar con una asamblea a las ocho de la mañana en las puertas de nuestro mercado en la calle 1 de Villa El Carmen y vamos a bajar con una marcha pacífica para limpiar la imagen de los cocaleros”, dijo Alanes y culpó a la prensa que, según él, califica a su sector de ser “salvaje y violento”.

Advertencia del Gobierno

En respuesta, el ministro Del Castillo aseguró que el Gobierno no permitirá que los cocaleros, tanto de Adepcoca orgánica como de Alanes, lleguen hasta el centro de la ciudad de La Paz.

“Se han anunciado dos marchas por parte de sectores cocaleros para el día lunes, una de ellas convocada por el sector de Arnold Alanes (…) otra movilización anunciada por el sector del señor Apaza. Lo que estamos haciendo con la Policía Boliviana es elaborar un plan de operaciones para garantizar la paz y la tranquilidad del pueblo paceño”, dijo Del Castillo.

La autoridad agregó que en la marcha cocalera del pasado 8 de septiembre hubo excesos. “Han cometido delitos dentro del territorio nacional y están siendo investigados por el Ministerio Público”.

Desconfianza y control

Desde la sorpresiva aprehensión del presidente de Adepcoca, Freddy Machicado, ocurrida el pasado 14 de septiembre y su acelerado proceso para enviarlo a la cárcel de San Pedro, creció la tensión y susceptibilidad de los dirigentes que temen ser aprehendidos en cualquier momento.

Por tal motivo y ante la presencia cotidiana de policías de Inteligencia que rodean el mercado de Adepcoca en la calle Arapata e incluso ingresan disfrazados de vendedores, los cocaleros decidieron controlar el ingreso al lugar con dos avisos pegados en la puerta.

“Se comunica a todos los socios productores portar su carnet de productor de coca”, se lee en uno de los avisos. En tanto que en el otro está: “Se comunica a todas las personas que el ingreso será bajo presentación de su cédula de identidad”.

El recelo de los cocaleros creció después de que la noche del jueves se percataron que dos personas los vigilaban por horas desde un vehículo blanco. Cuando éste bajó por la calle Arapata trataron de interceptarlo pero no se detuvo y le arrojaron grandes piedras. Como respuesta, el copiloto roció a los cocaleros y personas que pasaban por el lugar, con abundante gas pimienta.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: