Campesinos cruceños instalan vigilia en puertas de la Vicepresidencia y piden mesas de diálogo

Compartir en

Este viernes los campesinos que llegaron desde Santa Cruz a La Paz amanecieron en una vigilia en puertas de la Vicepresidencia del Estado, además, otro grupo cumple una huelga de hambre para exigir atención a sus demandas, la principal, la titulación de tierras.

“Hemos asistido a la reunión convocada por el viceministro de Tierras, hemos demostrado la predisposición de iniciar la mesa de trabajo, pero para ello pedimos que, al finalizar de las mesas de trabajo, esté presente el presidente Luis Arce, pero no se pudo llegar a ese acuerdo, porque el viceministro no tenía tanto poder, todo el día hemos estado ahí, y no se pudo llegar a nada”, dijo uno de los dirigentes esta mañana.

Los campesinos cruceños se instalaron con carpas y otros se asentaron a la intemperie en la calle Ayacucho y Mercado, vía que permanece cerrada en el centro de la ciudad.

Ante este panorama y los enfrentamientos que se registraron ayer en el sector de Guarayos, entre pobladores de la zona y los campesinos que también exigen la titulación de sus tierras y bloqueaban la carretera a la Chiquitania, el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, aseguró que no cederán ante las presiones de los movilizados porque su petición no es factible.

“Hay gente involucrada que no quiere que el INRA entre a verificar si la tierra que están ocupando está efectivamente realizando producción y eso es lo que no quieren. Vamos a ingresar a los lugares donde se ha dotado las tierras”, sostuvo Montaño en entrevista con Unitel.

El Ministro aclaró que se sostuvieron cinco reuniones con este sector y que se firmaron actas de entendimiento para analizar las demandas, pero que, de acuerdo con la autoridad, son demandas que no pueden ser cumplidas porque se afectaría de forma directa a los bosques.

La autoridad no explicó el porqué hasta el momento no se intervino los diferentes puntos de bloqueo, que están perjudican a los productores agropecuarios del oriente y a los transportistas.

Compartir en

Deja tu comentario