Orégano beneficios para mantener una salud sana

 

El orégano es un condimento muy versátil que solemos utilizar en nuestra cocina diaria. Esta hierba se utiliza desde hace mucho tiempo como parte de terapias alternativas para aliviar los síntomas de infecciones, enfermedades respiratorias y gastrointestinales, entre otras.

Aunque sus propiedades se manifiestan de manera más abierta en sus derivados  – como el aceite –, las hojas secas las poseen también, aunque en menor medida. A continuación, analizamos cinco razones por las que se suele recomendar incorporar el orégano a la dieta.

FUENTE DE NUTRIENTES

El orégano es fuente de minerales esenciales, como el magnesio y el calcio que fortalecen los huesos, el manganeso y el cobre, que favorecen la acción de las enzimas antioxidantes, el potasio que regula la presión sanguínea al favorecer la excreción de sodio, el zinc o el hierro, entre otros.

Además, aporta también vitaminas (C, E, K, E6), Omega 3 y los compuestos fenólicos timol y carvacrol (con actividad antimicrobiana) al organismo. Sin embargo, según datos de la Fundación Española de Nutrición, la ración promedio de orégano es de 0,25 g. Por lo tanto, el orégano no aportaría ninguno de estos nutrientes de manera realmente significativa.

ANTIBACTERIALES

Y ANTIFÚNGICAS

En diferentes estudios, se ha señalado que dos componentes del orégano, el timol y el carvacrol – los cuales se obtienen al extraer sus aceites esenciales – tendrían efectos antibacterianos, combatiendo por ejemplo la Giardia, la E. Coli, y la Salmonella, además de diferentes tipos de hongos. Por este motivo, el orégano se utiliza hace tiempo para proteger los alimentos, además de como agente antimicótico aplicable a la piel de manera tópica.

CONTRA EL CÁNCER Y

EL ENVEJECIMIENTO

Los antioxidantes son cruciales para mantener una buena salud, ya que previenen el daño celular causado por los radicales libres. La producción de estas moléculas a lo largo del tiempo estaría involucrada con la alteración de las membranas celulares y el material genético, apareciendo así diversas enfermedades.

Ahora bien, diferentes investigaciones han señalado que el orégano sería rico en antioxidantes, específicamente en timol y carvacrol, por lo cual se podría inferir que el consumo de orégano podría ayudar a neutralizar el posible daño causado por radicales libres. No obstante, se necesitan nuevas investigaciones que corroboren esta posible propiedad de esta especia.

DIGESTIÓN

El orégano se ha utilizado a lo largo de la historia como parte de la medicina natural para ayudar al sistema digestivo a trabajar mejor de diferentes maneras. Se le atribuye un efecto de incremento de la salivación, que permitiría que los alimentos fuesen ablandados de forma más efectiva en la cavidad oral. Además estimularía el flujo de bilis hacia los órganos digestivos, donde esta sustancia facilitaría la absorción de las grasas en el intestino delgado y eliminaría el exceso de ácido proveniente del estómago. Sin embargo, no existen estudios científicos que corroboren estas creencias populares.

MALESTAR DE LA

MENSTRUACIÓN

Esta hierba se utiliza para aliviar dolores, calambres y otros malestares producto del ciclo menstrual. Esto se debe a su supuesto efecto antiinflamatorio. Además, se dice que el orégano también se utiliza para provocar el ciclo menstrual e incluso para regularizarlo. Merece la pena aclarar que no hay evidencias científicas al respecto.

CONSUMO LIMITADO

El orégano como planta aromática podría usarse durante el embarazo y la lactancia pero en dosis recomendadas. Siempre será un facultativo médico quien recomiende un uso responsable de esta especia. Por otra parte, el aceite esencial de orégano se desaconseja totalmente en embarazadas. También hay que prestar especial atención en niños menores de 12 años, ya que podría producir síntomas de alergia.

EL ORÉGANO

El orégano no solo puede adquirirse fácilmente y a bajo precio en los mercados, sino que también es fácil de cultivar en el hogar. Puede consumirse de muchas maneras, aunque es preferible su consumo fresco o como aceite.

En caso de padecer cualquiera de las enfermedades mencionadas o evidenciar síntomas que necesiten una opinión profesional, acude a tu médico. Sigue siempre las indicaciones del profesional y consulta con él sobre los posibles beneficios de incluir el orégano o cualquier otra hierba en tu dieta.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: