Padres están en alerta por la “refacción superficial” de escuelas y nueva norma

Cuando faltan algo más de dos semanas para el retorno a clases, los padres de familia están en alerta por los daños en las infraestructuras educativas y la nueva norma ministerial que los conmina a pagar por daños futuros. La municipalidad pide “paciencia”.

“Estamos preocupados, se están realizando las inspecciones para ver el tema de las refacciones. Pero nos sorprende que es muy poco lo que se va a arreglar: focos, vidrios y el sistema eléctrico. No se habla del cambio de cubiertas que es un problema que año tras año va empeorando. Se están haciendo refacciones superficiales y no de fondo”, señaló el dirigente de las Juntas Escolares de Max Paredes, César Mamani.

En 2017, un censo educativo logró identificar 196 infraestructuras que albergaban a 381 escuelas y colegios fiscales y de convenio, cuyo mantenimiento depende del gobierno municipal.

“Ya son infraestructuras antiguas que requieren intervenciones mayores y que en muchos casos debemos asumir los padres, porque la Alcaldía no nos colabora. Ahora mismo estamos en esa situación”, señaló Shirley Mamani, presidenta de la Junta Escolar de la Unidad Educativa República Federativa del Brasil.

La escuela a la que representa funciona en una de las infraestructuras más antiguas de La Paz. Ubicada en el centro paceño, el edificio patrimonial alberga tres turnos.

“Tenemos el mismo problema. La cubierta, las filtraciones… El techo ya ha cumplido su tiempo de vida. En el hall tenemos canaletas que cuando llueve rebalsan y hace que también llueva adentro. Lo que tenemos arreglado lo hemos hecho los padres, la Alcaldía poco o nada nos colabora en este tema”, lamentó.

El cambio de las cubiertas parece ser el dolor de cabeza recurrente porque la misma queja se repite en la unidad educativa Italia. Una mamá de la junta mostró las manchas y huecos que generan las filtraciones en el techo de las aulas y pasillos.

“Y eso que no está lloviendo fuerte… La infraestructura tiene más de 50 años; se ha hecho conocer esto a la Alcaldía, hay compromisos de refacción pero hasta ahora nada”, advirtió.

En agosto, el alcalde Iván Arias dio inicio al programa “Escuelas con amor”. Con él se mejorarán 174 edificaciones, en las que funcionan 345 colegios y estudian más de 130 mil estudiantes. Para ello destinaron 20 millones de bolivianos.

Para conocer la situación de las infraestructuras, los problemas más recurrentes, el avance de estas obras y de las refacciones, además de los montos invertidos, Página Siete solicitó información a la Secretaría de Desarrollo Social de la Alcaldía paceña. No hubo respuesta alguna.

Consultada durante una de las entregas de obras, la titular de esa cartera, Amparo Morales, indicó que ya se entregaron más del 50% de las refacciones y que el resto está en proceso.

“Muchas de estas contrataciones se hicieron dos veces porque no hubo proponentes y ahora se tiene que contratar por excepción. Son plazos que debemos cumplir. Pedimos un poco de paciencia con las unidades educativas que faltan. Se cumplirá con las 174 obras”, declaró.

Aunque estas intervenciones incluyen ampliaciones de aulas y baños, cambio de pisos, encarpetados de canchas y cambio de cubiertas de techos, entre otras obras, no son suficientes.

“Nosotros no hemos entrado a estas contrataciones. Nos dicen que porque somos un edificio patrimonial. Por ese tema no podemos arreglar la fachada y otras falencias”, dijo Shirley Mamani, desde la escuela Brasil.

En la unidad Juan Lechin Oquendo, de la Periférica, el Alcalde entregó una de las 174 obras. Contempla el cambio de pisos, puertas, calaminas y canaletas, además del pintado de ambientes y la ampliación de depósitos. Pero todavía quedan cosas pendientes.

“Han entregado, pero aún hay canaletas y filtraciones que hay que cambiar y arreglar, seguro lo hará la subalcaldía”, comentó uno de los padres tras el acto.

Y es que desde este año, a fin de evitar más burocracia, la refacción de los centros de salud, colegios, parques y mercados es responsabilidad de las subalcaldías. Pero la medida no está en marcha al 100%. En algunos casos es por el reciente cambio de subalcaldes y en otros porque el monto destinado es poco.

Desde el Macrodistrito Max Paredes, César Mamani dice que a estos inconvenientes se suma la disposición ministerial que regulará el año escolar. El instructivo estipula que los padres de familia deberán pagar los daños cometidos por los estudiantes.

“Rechazamos esta medida y lo hemos hecho conocer al Ministerio de Educación porque los padres ya pagamos aportes para las refacciones, porque la Alcaldía no cubre todo. También pagamos por insumos de limpieza y de bioseguridad. La infraestructura y el mobiliario ya cumplieron con su vida útil y se dañan con mucha facilidad, no podemos pagar eso”, sostuvo el dirigente César Mamani.

Los padres advierten que si no hay respuesta de las autoridades tendrán que pedir aportes con la inscripción o salir a las calles para pedir atención.

Las escuelas refaccionadas son inconfundibles, pues todas fueron pintadas del color de la alianza con la que el Alcalde llegó a la Alcaldía, lo que es criticado desde el inicio de su gestión.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: