Señales de celos enfermizos en una relación toxica

 

En ocasiones, intentamos justificar los celos como señal de algo positivo. Tener un mínimo de celos parece ser aceptable, pero ¿realmente es así? La psicóloga Silvia Congost aclara que “los celos son, como tantas otras cosas, una reacción producida por la falta de autoestima”.

Por ejemplo, si nuestra pareja liga con otra persona delante de nosotros, es normal sentir celos y tomar una decisión como la de romper el vínculo. No obstante, si no hay ningún indicio de engaño, los celos enfermizos pueden empezar a asomar. Estos solo destruirán la relación y puede que terminen en el efecto Pigmalión.

LOS CELOS ENFERMIZOS

El efecto Pigmalión también se conoce como profecía autocumplida. Se trata de anticipar hechos que no han ocurrido y que no tendrían por qué suceder.

Sin embargo, de manera inconsciente, terminamos haciendo determinadas cosas que nos ayudan a corroborar todo lo que pensábamos que pasaría. Imaginemos que los celos enfermizos nos instan a pensar que nuestra pareja puede estar ligando con otras personas en el trabajo o cuando sale con sus amigos. Esto va a hacer que cambiemos.

Al final, los celos enfermizos no nos llevan a nada más que una destrucción completa de la relación, porque no están basados en nada e intentaremos fijarnos en cualquier pequeño detalle para justificarlos. Esto no es nada sano, por lo que debemos saber identificar las señales cuanto antes.

SEÑALES DE CELOS ENFERMIZOS

Aunque puede haber muchas señales de celos enfermizos, hemos elegido 5 que consideramos muy importantes. Conviene prestarles atención, ya que solo la ayuda profesional nos permitirá salir de este círculo destructivo.

LA PAREJA ESTÉ SIEMPRE CON NOSOTROS

Esta es una primera señal o red flag (bandera roja). Nuestra pareja debe tener su propio espacio. A veces, frases como “ahora somos uno solo” o “es que no podemos hacer nada sin el otro”, dañan la relación. Por lo tanto, hay que hacer actividades y quedar con amigos también por separado. Estar siempre juntos puede significar una falta de confianza.

RASTREAMOS A NUESTRA PAREJA

Existen varias aplicaciones que podemos instalar en el móvil de nuestra pareja y que nos ayudan a saber dónde está en cada momento. Esto es más habitual de lo que parece y no es nada saludable. Este control sobre la otra persona solo alimentará celos enfermizos y terminará dañando la relación. Por lo tanto, es mejor no probarlas.

REVISAMOS SU TELÉFONO MÓVIL

Otra señal que alerta sobre la posibilidad de que estemos sufriendo celos enfermizos es que revisemos el teléfono móvil de nuestra pareja. Aunque no tengamos la contraseña, siempre encontramos la oportunidad de que nos lo deje y rápidamente vamos al WhatsApp o a la red social para ver los mensajes. Esto no es nada sano y no lo deberíamos hacer nunca.

SOSPECHAMOS SI NO RESPONDE RÁPIDO AL MÓVIL

La inmediatez es un problema actual de toda la sociedad, pero esto puede trasladarse a las relaciones de pareja. Si no aceptamos que el otro puede estar charlando con un amigo o haciendo otras cosas en lugar de prestarle atención al móvil, puede que tengamos una situación de celos enfermizos.

REVISAMOS Y OLEMOS LA ROPA

Revisar y oler la ropa de nuestra pareja para detectar perfumes o manchas que puedan justificar nuestros celos enfermizos es algo muy poco sano. Son acciones que solemos ver en algunas películas y que no deberíamos reproducir en la vida real. ¿Qué pasaría si nuestra pareja hiciera lo mismo? ¿Nos gustaría?

LOS CELOS ENFERMIZOS ARUINAN LA RELACIÓN

Hay muchas personas que tienen celos enfermizos y que sufren por ello. Detectar que algo nos está pasando es el primer paso para buscar ayuda profesional.

Debemos quitarnos de la cabeza la idea de que los celos son buenos o que significan que la otra persona nos importa. Saber que tenemos este tipo de actitudes nos ayudará a ponerles límites.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: