Internos del centro de acogida Erick Boulter denuncian maltrato

Las personas con discapacidad internadas en el Centro de Acogida Erick Boulter denunciaron maltrato de parte del personal de ese espacio administrado por la Gobernación. Afirman que las personas sordas se quedaron sin intérprete porque el encargado fue despedido. El Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) inició ayer una investigación.

“Nosotros somos personas, no somos animales para recibir malos tratos”, comentó a Página Siete una de las personas con discapacidad que está internada en ese centro desde hace años y que prefirió guardar su nombre en reserva por miedo a represalias de las autoridades.

Recordó que hace unos días se reunieron con las autoridades de ese centro para denunciar abusos de parte de las “mamitas” (personas que los cuidan) y algunos administrativos. “Ahí una de las administrativas los defendió y por ello al día siguiente fueron nuevamente maltratados”, dijo.

“A nosotros nos sacaron de nuestros cuartos y nos han llevado a otros donde hace mucho frío, porque en ese espacio es el sótano”, lamentó.

Relató que ellos antes vivían en esos ambientes, pero debido a que el frío era demasiado fuerte los llevaron a otro lado, pero ahora “las mamitas” los devolvieron al lugar. “Para nosotros eso es como un castigo, por lo que nos quejamos”, indicó.

Aseguró que les maltratan de diferentes formas y reciben insultos muy fuertes. “Nosotros estamos en sillas de ruedas y aún así debemos secar nuestras ropas en los alambres. Son muy altos. Cuando pedimos ayuda a nuestros otros amigos, las mamitas se los llevan”, comentó la interna, al relatar que en cambio a ellas les hacen cargar ropa, les hacen limpiar las salas, las habitaciones, “cuando se supone que no tienen que hacer eso”, precisó la denunciante.

Con ella coincidió otra de las internas que tampoco quiso dar su nombre porque teme que el personal “se agarre contra ellas”. Explicó que cuando ellos se quejaron a las autoridades del centro, no les hicieron caso.

“Nosotros tenemos miedo, cada que nos quejamos nos castigan. Nos dicen que nosotros somos las que denunciamos y nos dejan sin comer o nos quitan nuestros celulares”, aseguró.

El centro Erick Boulter

El instituto para las Personas con Discapacidad Erick Boulter, ubicado en la zona de Obrajes de la ciudad de La Paz, tiene personas acogidas entre niños y adultos con algún grado de discapacidad física, de problemas auditivos y de lenguje. Cuenta con más de 30 internos.

De acuerdo con las personas que denunciaron el maltrato, esto ocurre desde hace un tiempo y se convirtió en una constante, por eso es que el pasado 11 de enero, enviaron una carta a la directora del Sedeges, Beatriz Churata, para hacerle conocer los maltratos que reciben, pero también para solicitar que se anule el memorando de la administrativa que los defendió y que al cabo de unos días fue despedida. “Ella era la única que les ayudaba y entendía”, dijeron.

“Nos sentimos muy tristes, no queremos que se vaya. Es la única del equipo que nos escucha”, indica la carta a la cual accedió este medio.

Además, manifestaron que ellos tienen miedo a otro grupo de profesionales porque “nos gritan, nos nos castigan. Recibimos maltrato psicológico (…). Nos castigan diciéndonos que no tendremos salidas y nos encierran en el cuarto”.

Ambas lamentaron la ausencia de la administrativa porque aseguraron que ahora se quedaron sin intérprete. “Ya no podemos comunicarnos con nuestros compañeros sordos”.

Ante esa denuncia, Churata informó que la Unidad de Transparencia está al tanto para verificar si hubo maltrato.

Pero, además, dijo que ella en persona acudiría al centro para conversar con los internos y saber lo que ocurre; entre tanto, aseguró que el personal será removido para evitar maltrato.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: