Hay 88.774 familias afectadas por incendios, heladas y sequías en el país

El viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, reveló ayer que 88.774 familias de todo el país fueron damnificadas en lo que va del año por diferentes eventos naturales, todos ellos recibieron 1.424 toneladas de ayuda por parte del Gobierno. La autoridad confirmó que se inició la investigación para dar con pirómanos que provocaron algunos incendios en territorio nacional.

“Son 88.774 familias damnificadas en los nueve departamentos y se han entregado 1.424 toneladas de ayuda humanitaria consistente en vituallas, herramientas y otros con una inversión de más de 10 millones de bolivianos. Todas las familias que sufren algún evento climático adverso reciben está ayuda que va a continuar octubre”, precisó Calvimontes a Bolivia Tv.

La autoridad se refirió a sequías, heladas, incendios y otros fenómenos climáticos que afectaron al país. “Entregamos combustible para las operaciones aéreas, diésel y gasolina para las terrestres, el viernes, por ejemplo, el ministro de Defensa (Edmundo Novillo) entregó ayuda en los campamentos de Camiri y Yacuiba, donde aún se combate contra los incendios (en el Parque Aguaragüe, de Tarija”.

Calvimontes entregó en los últimos días fertilizantes a familias afectadas por sequías y heladas en Potosí y Chuquisaca, y la próxima semana se hará algo similar en Santa Cruz.

Buscan a pirómanos

El viceministro de Defensa Civil confirmó que iniciaron las investigaciones para identificar a los responsables que provocan incendios forestales en el país con el fin de procesarlos.

“A las personas que siguen haciendo uso del chaqueo, manifestarles que éste ya es ilegal, nosotros estamos haciendo patrullajes aéreos permanentemente, estamos identificando los lugares, sacamos las coordenadas e inmediatamente se inician los procesos respectivos en las instancias correspondientes y van a recibir una sanción más temprano que tarde”, señaló Calvimontes en Bolivia Tv.

La autoridad convocó a la población a denunciarlos. “Pedimos a la población en la Chiquitania que denuncien la presencia de cualquier persona sospechosa que esté iniciando incendios de forma premeditada. Nosotros estamos en una investigación y estamos seguros que vamos a dar con ellos”, precisó. Calvimontes dijo el sábado que tenían sospechas de que algunos incendios eran provocados en San Matías y Camiri, en Santa Cruz, y el Aguaragüe, en Tarija, pero ayer fue más contundente.

“Ya tenemos más de 70 procesos iniciados en Santa Cruz que lleva adelante la ABT (Autoridad de Bosques y Tierras) y si bien existe una sanción económica muy mínima (0,20 centavos de dólar por hectárea afectada), se abre la posibilidad de que sean procesados por el Código Penal”, advirtió al citar el caso de una persona que provocó un incendio en El Tunari, Cochabamba, y que está con detención preventiva de 30 días en la cárcel, mientras continúa la investigación.

Bajan las quemas

Calvimontes corroboró que los incendios forestales en Bolivia afectaron un total de 1.075.765 hectáreas, sin embargo, esa cantidad no se compara con el impacto que tuvieron las quemas desde hace tres años.

“En septiembre de 2019 teníamos 3,5 millones de hectáreas quemadas, en septiembre de 2020 llegaron a 2, 2 millones y en 2021 fue de 2,3 millones y ahora estamos en 1.075.765 hectáreas afectadas”, explicó el viceministro que ayer coordinaba tareas contra incendios en Santa Cruz.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: