Remedios naturales para prevenir la osteoporosis

 

Más allá de incluir en nuestra dieta alimentos ricos en calcio, para prevenir la osteoporosis también debemos incluir alimentos cuyos nutrientes eviten el adelgazamiento de los huesos y las posibles fracturas

Sus complicaciones tienden a darse en los huesos de la muñeca, la cadera y la columna vertebral, aunque puede afectar otras áreas del sistema óseo, limitando la habilidad de movimiento. En cualquier caso, hay algunos remedios de origen natural cuya composición beneficia los huesos, disminuyendo el riesgo de sufrir esta patología.

1. CÁSCARA DE HUEVO

Este antiguo preparado casero contiene altas concentraciones de calcio y otros minerales esenciales que ayudan a fortalecer los huesos. Estudios demuestran que la absorción del calcio de la cáscara de huevo es 64% mayor que la de otro tipo de calcio.

Esto en parte se debe a que la cáscara de huevo contiene otros minerales como magnesio, selenio y fluor, que ayudan a su asimilación. Por otra parte, otros estudios demuestran como la cáscara de huevo ayuda a aumentar la densidad de los huesos en mujeres en etapa post menstrual.

Ingredientes: 1 cáscara de huevo, El jugo de 1 limón

Preparación: Tritura la cáscara en pequeños trozos y déjala reposar durante 24 horas en un recipiente con jugo de limón. Pasado el tiempo aconsejado, pásalo por un colador y bebe el líquido. Repite su consumo todos los días.

2. BATIDO DE AVENA

Una bebida natural de avena con almendras le proporciona al organismo fibra dietética, antioxidantes y minerales esenciales que participan en la formación de los huesos.

Las almendras son una buena fuente de calcio, idóneas para aquellos que no pueden ingerir leche o productos lácteos.

Ingredientes: 3 cucharadas de copos de avena, 6 almendras, Una banana madura, 1 cucharada de miel, 1 vaso de agua.

Preparación: Incorpora todos los ingredientes en la licuadora y bátelos hasta obtener una bebida cremosa y homogénea. Consúmelo, por lo menos, tres veces a la semana.

3. INFUSIÓN DE TRÉBOL ROJO

El trébol rojo es una planta rica en isoflavonas, que desempeñan un papel muy importante en el equilibrio de los niveles de estrógenos durante la etapa de la menopausia. Su aporte de calcio, magnesio y potasio contribuye a aumentar la densidad ósea, previniendo las fracturas y la osteoporosis.

Ingredientes: 1 taza de agua, 1 cucharada de flores de trébol rojo.

Preparación: Pon a hervir el agua y agrégale las flores de trébol rojo. Espera que repose de 15 a 20 minutos, pásala por un colador y consume el líquido. Tómalo todos los días.

4. BATIDO DE BRÓCOLI

El brócoli es uno de los vegetales con mayor contenido de calcio y, a su vez, nos aporta minerales como el potasio y el magnesio. En este caso proponemos combinarlo con zanahoria, lechuga y manzana para obtener un batido con propiedades para reducir el riesgo de osteoporosis.

Ingredientes: ½ taza de brócoli, 3 hojas de lechuga, 3 zanahorias, 1 manzana, 1 vaso de agua.

Preparación: Lava bien todos los ingredientes y bátelos en la licuadora con un vaso de agua. Procésalos hasta obtener una bebida homogénea y consúmelo de inmediato. Repite la dosis varias veces a la semana.

5. INFUSIÓN DE PEREJIL

Los compuestos antioxidantes y antiinflamatorios del perejil son útiles en el tratamiento preventivo de los problemas articulares y del sistema óseo. Contiene boro y fluoruro, dos compuestos esenciales que evitan el adelgazamiento de las piezas óseas y las fracturas.

Ingredientes: 2 cucharadas de perejil, 1 taza de agua.

Preparación: Agrega las cucharadas de perejil en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos. Pasado este tiempo, pásala por un colador y bebe la infusión. Tómala hasta dos veces al día.

6. LECHE Y SEMILLAS

Como algunos ya lo saben, la leche es una de las fuentes de calcio más importantes que podemos encontrar en la naturaleza. Siempre y cuando no se tenga intolerancia a la lactosa, es uno de los mejores remedios para proteger los huesos y evitar la osteoporosis.

Ingredientes: 1 vaso de leche, 1 cucharada de semillas de sésamo molidas.

Preparación: Calienta el vaso de leche y mézclalo con las semillas de sésamo molidas. Consúmelo mínimo tres veces a la semana.

 

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: