Homenaje a la cultura Yuracaré gana la competencia “Así sabe mi tierra-cocina desde el campo”

Faviana Mostacedo Fernández, nacida en Tiraque (Cochabamba) se llevó el primer premio de la competencia juvenil “Así sabe mi tierra – cocina desde el campo”. Lo hizo con un plato inspirado en la cultura yuracaré, a la que admira desde niña y que pudo conocer de mano de su mamá, quien comerciaba productos con estos indígenas, que habitan el sector sur del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

El plato de la joven cocinera combinó los sabores yuracarés: una porción de paiche, pescado de río, asada con hierbas del lugar y otros ingredientes diversos del valle en el que nació.

“Admiro esta cultura, me siento parte de ella y quiero conocerla más, mi sueño es dominar su idioma”, destacó luego de la premiación, según un comunicado.

El segundo lugar fue para Jhazmin Estefani Cansaya Quispe, de El Alto, quien recordó a su “abuelito albañil, con un plato armado en una carretilla de Alasitas, una fiesta en la que creemos mucho, porque yo era muy pobre, pero ahora ya tenemos nuestra casita”, dijo emocionada hasta las lágrimas la cocinera.

En el tercer puesto se ubicó Jeremy Kevin Acarapi Garay, El Alto; cuarto, Maricruz Checa Condori, El Alto; quinto, Limbert García Mamani, Cochabamba; sexto, Cristian Paco Quispe, La Paz; séptimo; Aymar Roswel Escobar Machaca, El Alto; octavo, Gonzalo Mamani Gonza, La Paz; noveno, María Isidora Mamani Chacolla, La Paz; y décimo, Alejandra Paola López Maita, La Paz.

En la primera versión, la también cochabambina Tatiana Buezo se llevó el premio con un plato vegano. El galardón le permitió ampliar sus estudios en gastronomía y este año fue parte del jurado que tuvo la misión de elegir a los nuevos diez cocineros jóvenes más importantes del país.

La competencia se realizó en La Paz y estuvo abierto al público en general. El premio volvió a la palestra pública tras vadear la tormenta provocada por la pandemia sanitaria mundial provocada por el nuevo coronavirus.

Centenares de cocineros

El concurso de cocina juvenil “Así sabe mi tierra – cocina desde el campo” convocó el interés y la participación de más de 300 personas, entre estudiantes de gastronomía y aficionadas a la cocina en Bolivia.

Las y los concursantes, para participar, tuvieron que crear una receta original, creativa e innovadora de un plato fuerte, utilizando ingredientes locales y aplicando técnicas de cocina inspiradas en la ruralidad.

La postulación debió estar acompañada de un breve texto que explicara su relación con el área rural y sus vínculos personales y emocionales con el campo.

De esta manera, el concurso además de promover la gastronomía busca revalorizar las conexiones entre la juventud y el área rural, destacar su patrimonio alimentario y generar un espacio protagónico de intercambio y creación donde la juventud, desde la cocina, contribuya a la dinamización sociocultural del país.

Las finales se cumplieron este jueves 24 de noviembre y fueron realizadas en dos fases. A mediodía, y en un primer momento, 25 jóvenes fueron parte de una semifinal en la que emplataron y compartieron la historia de su creación ante un selecto jurado. De este proceso, 10 finalistas fueron seleccionados para participar en la gran final, que inició al final de la tarde, y en la que cocinaron en vivo para ganar los importantes premios previstos para esta versión, como el viaje a Colombia para un intercambio gastronómico con todo pagado, electrodomésticos y reconocimientos que buscan potenciar sus perfiles y trayectorias.

La iniciativa ha sido organizada por ICCO Cooperación, Manq´a y Conexión y ha contado con el invaluable apoyo de la Cooperación Alemana implementada por la GIZ y su Fondo de Innovación; del FIDA a través de su proyecto PUENTES; de la Cooperación Suiza en Bolivia a través del consorcio Swisscontact – FAUTAPO e INFINITY Sede de Eventos.

El jurado estuvo conformado por reconocidas y reconocidos chefs del país, entre los que destacan Gustu; Valentina Arteaga, de Phayawi; Juan Pablo Gumiel, de Proyecto Nativa; Camila Lechín, de Hapo; Ricardo Cortez, activista gastronómico de Santa Cruz; Gabriela Prudencio, de Propiedad Pública; Miguel Ángel Fernández, de Mi chola; Federico Guardia, de El Solar; Jaime Barbas, de Sacha; Tatiana Buezo, ganadora de la primera versión y miembros de la Asociación de Chefs de Bolivia.

Para elegir a las y los ganadores evaluaron cuatro criterios de calificación: uso de ingredientes locales, técnica de cocina rural, historia detrás del plato y presentación creativa.

“Con iniciativas como esta, se busca fomentar nuevas conexiones entre el medio rural y las ciudades, que se traducirán en mejores oportunidades laborales para jóvenes, mayor empoderamiento económico de las comunidades en situación de vulnerabilidad y un fortalecimiento de los sistemas agroalimentarios, orientados a resiliencia climática y seguridad alimentaria”, consta en el escrito.

Deja tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: