Vicu y Vila, otros dos jesuitas acusados de abusar a menores de edad en el país

Compartir en

Los jesuitas Carlos Villamil Olea, más conocido como el “Vicu”, y Jorge Vila Despujol, simplemente llamado “Vila”, son otros dos jesuitas que fueron acusados de cometer abusos contra menores de edad. El primero ya falleció en enero pasado a los 80 años y fue amigo del padre Pica. El segundo murió en 2012 y habría realizado toques impúdicos a una persona menor de 13 años, al principio de la década de los 90.

Hace un mes, algunos miembros de la Compañía de Jesús todavía recordaban al jesuita Carlos Villamil Olea como uno de aquellos “grandes” que había aportado mucho a esa orden religiosa, sin embargo, hoy -tras conocer las agresiones y violaciones contra estudiantes y adolescentes de dos establecimientos dirigidos por esa orden- buscan borrar cualquier rastro de él.

Y es que Villamil, más conocido como “Vicu”, fue otro de los sacerdotes acusado de violar y abusar de niños y adolescentes, no sólo del Colegio Juan XXIII, sino también del Hogar de Niños Huérfanos de Tacata, en Cochabamba. “Él es boliviano”, comentó el presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio Juan XXIII, Hilarión Baldiviezo, quien resaltó que este jesuita nació en el departamento cochabambino.

Todos los datos de este religioso fueron eliminados de la página de Facebook de la Compañía de Jesús, no quedó rastro alguno. El exjesuita Pedro Lima contó que Vicu era uno de los grandes amigos de Alfonso Pedrajas, Pica, de quien hace un mes se conoció su diario en el que relató las violaciones contra niños y adolescentes del Colegio Juan XXIII. “Este depravado, al igual que Pica, también agredió a los estudiantes de esa unidad educativa”, denunció.

Mientras Pica fue director del establecimiento, Vicu llegó a ser subdirector entre 1977 y 1988. “En ese tiempo hizo lo que él quiso con nuestras compañeras”, contó un exestudiante.

De hecho, el diario El País publicó hace 10 días un reporte en el que Manuel (a quien se le cambió el nombre) fue testigo de los abusos que observó de Vicu. Contó que un compañero lo llevó hasta un gallinero en el colegio, donde había una habitación pequeña para guardar algunas cosas. “Este compañero me llevó hasta ese lugar para mostrarme algo: Carlos Villamil, sin cerrar la puerta, estaba allí teniendo relaciones sexuales con una estudiante de 17 años”, describió.

Para el segundo caso, la Compañía de Jesús dio a conocer ayer la denuncia en contra del jesuita Jorge Vila Despujol, quien falleció en Barcelona en 2012. Él habría realizado toques impúdicos a un menor de 13 años a principios de la década de los 90.

Vila fue fundador de Defensa de Niños y Niñas Internacional en Bolivia (DNI-Bolivia).

“En este caso, el denunciado es el jesuita Jorge Vila Despujol, fallecido en Barcelona en 2012, quien habría realizado toques impúdicos a la persona denunciante cuando tenía 13 años, al principio de la década de los 90, en una unidad educativa de la ciudad de Cochabamba, donde el sacerdote colaboraba”, se lee en el comunicado que emitió esa orden.

La víctima se apersonó ayer para realizar la denuncia formal ante la Fiscalía Departamental de Cochabamba. La Compañía de Jesús informó que esa orden acompaña la denuncia y que la persona, quien la hizo, es la segunda víctima que formaliza una querella con el acompañamiento psicológico y legal del canal de Escucha y Atención de la Compañía de Jesús.

La otra denuncia fue interpuesta en Santa Cruz, el pasado 19 de mayo, contra el sacerdote Alfonso Pedrajas.

La orden religiosa indicó que la identidad de la persona, así como otros datos, permanece en reserva. La víctima se comunicó hace pocos días con este canal.

Compartir en

Deja tu comentario